Siete años de omisión en Morelos para la prevención de riesgos por el Popocatépetl: CUPREDER

DULCE VALDEPEÑA/ 6 de Octubre del 2017.- Son siete años de omisión sobre la planeación preventiva del volcán Popocatépetl en Morelos a pesar de que el riesgo para esta entidad aumenta porque la actividad se dirige a la parte sur del cráter; en el estado se alteró el ordenamiento ecológico, se encajonó y añadió vulnerabilidad social a las comunidades, reveló la Mtra. Alejandra López García, investigadora en el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (CUPREDER).

Al inicio de la actual administración, el CUPREDER detectó que el Gobierno de Marco Adame Castillo maquilló el Programa de Ordenamiento Ecológico Regional del Popocatépetl y su Zona de Influencia publicado en el Periódico Oficial “Tierra y Libertad” en su edición 4764 para restar potencia reduciendo la señalización del área de riesgo y mejorar el uso del territorio.

López García dijo en entrevista que estas modificaciones abrieron un esquema de crecimiento urbano que tiende a la conurbación, a cerrar el cinturón urbano-industrial en torno a los volcanes ignorando la presión sobre los recursos ambientales que dejó de lado las actividades de políticas públicas a lo largo de estos siete años.

Ante el incremento de la actividad del volcán y la emisión de flujos de lodo en la región del volcán, el CUPREDER realiza recorridos en Morelos para documentar el estado en que se encuentra el territorio “es una zona con esta exposición física y una vulnerabilidad social que el temblor -del 19 de septiembre- permitió ver como está la marginación de las comunidades”, apuntó.

Entrevistado por esta reportera en el año 2012, el también investigador del centro ubicado en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Samuel Contreras Sánchez dijo que se eliminaron conceptos que no deben existir en la región, restó el término de Unidad de Gestión Ambiental por Riesgo Volcánico, eliminó la detección de zonas de recarga de agua, cerros concretos que debieron haber sido declarados zona protegidas que aparecen como zonas de aprovechamiento.

Entonces, refirió que el mapa que se realizó tras la actividad de 1994 “se quedó corto” y luego de 20 años de estudio, se determina que la zona de influencia es mayor. Área que es de importancia fundamental para la recarga de los mantos acuíferos, las aportaciones suberráneas alcanzan decenas de kilómetros del cono volcánico y los escurrimientos se desplazan principalmente por los sistemas de los ríos Cuautla y Yautepec hacia el valle de Cuernavaca.

“El tema eruptivo es un fenómeno innegable y que no se puede disimular, el volcán hace erupción desde hace 20 años, ahora se sabe un poco más pero es un fenómeno físico que hay que tenerle respeto, es indispensable pensar en una planeación regional”, subrayó hoy López García quien estudia desde 1995 procesos de desastre y medidas preventivas para la investigación territorial entre otros trabajos.

Evidencias de la omisión

Para la especialista, el Estado de México, Puebla y Morelos no le dan el uso necesario a las investigaciones para hacer una planeación regional y luego una local en los municipio sino que empeoran las condiciones territoriales y aumenta la vulnerabilidad.

Un ejemplo claro de omisión a los estudios es la aprobación para la construcción de la termoeléctrica en Huexca, Yecapixtla que el Gobierno de Marco Adame preparó desde las modificaciones hechas al ordenamiento.

“No es recomendable instalar el Proyecto Integral Morelos (PIM) tan cerca del volcán, además del impacto ambiental y de que el propio proyecto es inadecuado para resolver necesidades de energía, la zona sur del volcán está más expuesta a la actividad del volcán en los años siguientes y ahora vemos lo que está sucediendo; lo que hace el PIM es añadir un riesgo a las fragilidades persistentes”, comentó en entrevista desde Puebla.

López García en muchas partes del país “hay planes de territorios, designación de zonas prioritarias etcétera que se contradicen, se contraponen y acumulan vulnerabilidad”; en tanto, Samuel Contreras afirmó que para conocer el volcán, el primer criterio ha sido estudiar los impactos desde el punto de vista histórico.

En Morelos se ignoraron las recomendaciones en el Ordenamiento Ecológico presentadas cinco años atrás de la publicación, como un instrumento para las políticas y procedimientos de regulación del territorio donde apunta que el registro histórico de los desastres sucedidos en el mundo y su contabilidad diferencial respecto a muertos, heridos y pérdidas materiales ha arrojado estudios que no pueden pasar desapercibidos para el análisis social. Se puede descargar el programa completo en este enlace:

https://www.google.com.mx/url?sa=t&source=web&rct=j&url=http://unicesar.ambientalex.info/infoCT/Modordecorieerutervolpopzoninfmx.pdf&ved=0ahUKEwjQmruO49zWAhVEwiYKHSKCC0wQFghFMAc&usg=AOvVaw1LoecvJreVOg6Tw9u0oO2e

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s