A un mes del derrumbe

A un mes del Derrumbe


Dasaheb López/ Lato Sensu

Ha pasado un mes desde que el suelo se cimbró, desde que las casas se pandearon, meciéndose de un lado para otro, ajenas de si mismas… al mismo tiempo que cinco siglos de historia se resquebrajaban y caían sobre sí mismos. Gritos y más gritos, llantos y rezos, súplicas para que dejara de temblar durante esos eternos 3 minutos en el que la tierra se cimbró con furia hasta que redujo lenta y estrepitosamente a escombros iglesias, casa y edificios.

Lo que el sismo no pudo derrumbar fue la ambición de los fariseos de la democracia mexicana cuya patria es el dinero y su dios es el poder; quizá sea por esto que esta vez la nación entera se volcó sobre los lugares devastados para entregar en propia mano la ayuda que siempre dan los que nada tienen mientras los que han robado todo convocan a la unidad y hacen llamados para que los que han sido despojados ayuden a la reconstrucción.

A cada paso el repudio, palabrería interrumpida por reclamos y abucheos; exigencia de un pueblo asqueado de falsos apóstoles del progreso . Es aquí donde surge una pregunta: ¿El sismo derrumbó la indiferencia del mexicano? difícil responder en un país de culturas impuestas, donde la moneda de cambio para la dignidad es una mísera torta que aplacará el hambre de unas horas pero que generará un hambre de un trienio o sexenio, vieja pero efectiva práctica para mantener la membresía de los partidos.

Pero de todo esto ya ha pasado un mes…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s