Por qué no dejar de hablar de la WAM

DULCE VALDEPEÑA/La Saeta.- La guardería Wam, no sólo concentra quejas en su contra por maltrato sino el privilegio a la política de la delegación SEDESOL en Morelos por encima de los derechos y seguridad a los niños.

Difícil será conocer las irregularidades con que opera el resto de las guarderías por la desconexión entre dependencias que crea la omisión de un gobierno por velar por sus ciudadanos.

Para SEDESOL, aplicar justicia ante un caso de maltrato es eliminar el apoyo económico a través del programa y deslindarse de la estancia así siga operando de manera particular con la misma ligereza.

La indolencia que un grupo de padres de familia manifestó a la protesta de ayer porque los suyos no han sido víctimas de la omisión de cuidados es la misma que ostentan las autoridades para supervisar a todas las instituciones educativas sin corrupción.

El delegado Jorge Meade decidió que las mordeduras que sufrió el pequeño de quién se habla en el vídeo fueron hechas por su madre, así de fácil es para alguien con poder, humillar a quien en algún momento decidió confiar en su gobierno.

En cobertura de conflictos de varias escuelas, he podido constatar que directores, supervisores y demás que minimizan las opiniones de los padres hacen más por ridiculizar sus cargos y a sí mismos, que ejercer la dignidad.

En alguna ocasión, un director escolar condenó en público la sospecha contra un profesor de una madre de familia que expuso a través de las redes sociales y cual castigo en Santa Inquisición en asamblea general la obligó a pedir perdón al comprobar que su comentario fue falso, así no hubiera exhibido el nombre del maestro.

Ninguna sospecha, ninguna incomodidad debe ser ignorada por quienes dirigen las instituciones educativas; ninguna mordedura y quemadura provocada al interior de una escuela debe lavarse con deslinde de responsabilidades y enviarlo a un interminable laberinto burocrático.

Quién evitará que aún de forma particular continúen las mismas prácticas? Quién supervisa que el resguardo de un menor sea sólo un negocio y mantengan titulares por política, un “buen historial” por ambición a cargos públicos?

Las redes sociales son también una fuga ante la sordera gubernamental que se fortalece con la palabra, con el diálogo y ejercicio de los derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s