De pendejadas y otros cuentos…

 

DULCE VALDEPEÑA / 23 de abril del 2018.- Aventurarse a calificar como “pendejadas” el actuar de un candidato a gobernador en precampaña fue por mucho, la estrategia política más memorable en la trayectoria de Ricardo Arizmendi al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Lo hizo en medio de un bólido que aspiró las fracturas de un partido, desprendidas desde hace mucho. Lo hizo al serle arrebatado el pase a la boleta electoral para intentar otra vez llegar a un cargo de elección popular, aunque sea, a la alcaldía de Cuautla.

El rechazo se tradujo en una “pendejada” por parte de Jorge Meade a opinión por supuesto, del afectado. Una grosería, sin duda como las que se hicieron también en otros municipios con otros candidatos incluso minutos antes de recibir la constancia oficial.

Al siguiente lunes, asumió la Secretaría General del Ayuntamiento de Cuautla aún cuando el pasado 12 de abril había tomado protesta Omar Faustino Arellano Mendoza el mismo cargo.

El comunicado número 1116 el gobierno de Cuautla presumió que Arellano Mendoza así como otros dos que tomaron protesta para otros cargos, tenían “la confianza plena” del alcalde suplente Sebastián Balón.

Arizmendi sufrió un arrebato para provocar otro.

Ahora, la “confianza plena” se depositaba en Ricardo Arizmendi por una “amistad” de años, según palabras de Balón Tenango y le habría pedido apenas el fin de semana que asumiera el cargo secundario en el cabildo. ¡Vaya!  ¡Qué eficiencia! Ofrecer un cargo ya ocupado apenas días atrás.

Ambos negaron rotundamente que el puesto sea una moneda de cambio por insultar públicamente al contrincante de Rodrigo Gayosso a la gubernatura, por negar tres veces el espíritu político del PRI y por levantar la mano en señal de triunfo al que alguna vez vio oposición en ideales de partido.

No dudamos que existan cuautlenses que vean en Arizmendi un líder, que hayan sido beneficiados con alguna gestión a través de su asociación civil. Quien escribe desconoce por completo de alguna acción por parte de Arizmendi que haya provocado noticia relevante que busca desde hace una década aunque sí publicidad o información basura replicada.

“Es un asunto de partido”, confesó Sebastián Balón en un momento de honestidad en medio de clichés de progreso citadino.

~FIN~

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Municipios