Municipalización indígena justifica el despojo a las comunidades

Dulce Valdepeña / CUAUTLA, Mor.-  El discurso indígena resurge en Morelos como un concepto para justificar el despojo a las comunidades cuando sólo responde a los intereses de gobierno y de partido, sentenció Guillermo Hernández Chapa, de la Asamblea Permanente de Pueblos de Morelos.

A nivel gubernamental, la municipalización de cuatro comunidades indígenas es un tema de reconocimiento y justicia social al aprobarse el decreto desde el Congreso del Estado para la creación de cuatro nuevos ayuntamientos en Morelos a finales del 2017.

En la recta final de la actual legislatura, a iniciativa del Gobernador Graco Ramírez se erigieron de esta forma los municipios indígenas de Xoxocotla, que desprende de Puente de Ixtla; Coatetelco, de Miacatlán; Hueyapan, de Tetela del Volcán y Tetelcingo, de Cuautla.

Para el también vocero de la Coordinadora de Grupos Culturales, Indígenas y Populares (CGCIP), la propuesta de municipalización indígena es viciada de origen y violatoria al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que regula además materias relacionadas con la costumbre y derecho consuetudinario de los pueblos originarios, establece ciertos principios acerca del uso y transferencia de las tierras indígenas y recursos naturales.

“Hueyapan, fue presionado para la entrega del agua de sus manantiales a la Termoeléctrica de Huexca; Coatetelco, en ceder 100 hectáreas para sumarlo a los Jardines de México. Es un chantaje lo que hace el gobierno del Estado para decir que la concesión de municipios no es la aprobación de un dictamen sino una negociación”, denunció en entrevista desde la región oriente.

El cuarto orden de Gobierno

Con la municipalización no se reconoce a la asamblea comunitaria como la instancia de poder de las comunidades sino que se integra a las estructuras de poder generalizadas y se fortalece la manipulación desde los partidos políticos para no respetar la asamblea.

“Por años se ha planteado lo que llamamos el cuarto nivel de gobierno. Por ejemplo, al presentar el presupuesto directamente a las comunidades el gobierno dice que sería un caso. No está exento, pero quien comete fraude se va de la comunidad o se estigmatiza, eso no sucede en la repartición de poder a partir de los partidos políticos”, ejemplificó.

En Hueyapan, por los últimos 12 o 13 años, los cinco barrios se fortalecieron en su organización para contar con una autonomía comunitaria a partir de la ayudantía, rondas y radio comunitaria; elementos que serán borrados con la municipalización, consideró.

La cabecera de Tetela del Volcán se beneficia sin Hueyapan

En los Altos de Morelos en sus límites con el estado de Puebla, la comunidad de Hueyapan se ubica en una zona geográfica que le permite marcar una separación y una forma de organización con que pueden mantener la presidencia municipal de Tetela del Volcán.

Por los últimos cuatro trienios, Hueyapan decide el rumbo del gobierno municipal y con la separación de esta comunidad, Tetela del Volcán recupera la presidencia.

“Tetela -la cabecera- no tiene la capacidad numérica para quitarse el dominio. Con la municipalización el presupuesto de Tetela en una primera instancia se va a dividir, no se extiende y le entregará un porcentaje”.

Tetelcingo, en vilo

A diferencia del resto de las comunidades mencionadas, Tetelcingo  pugna por hacer valer un mapa virreinal para determinar el territorio a municipalizar que en la actualidad abarca unidades habitacionales, fraccionamientos y el centro comercial más grande de la región.

En la iniciativa aprobada en noviembre por los diputados, se integró en el orden del día incluir a sólo seis colonias cuando el comité pro municipio estipuló 14.

La presión social al irrumpir la sesión orilló a los diputados a ceder la municipalización de Tetelcingo con 14 colonias y el gobierno de Cuautla respondió con una Controversia Constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que aún está por resolverse.

La síndica municipal Paola Cruz Torres, sostiene que las colonias que incluyó el comité no fueron consultadas para separarse de Cuautla e integrar un nuevo municipio indígena.

Por su parte, el director jurídico del Ayuntamiento de Cuautla opinó que existe un grave error en que incurrió el Congreso del Estado porque no se reformó en primer orden la constitución y se llamó al Constituyente permanente para conformar los municipios.

“Debió ser primero en un orden constitucional y en la ley orgánica municipal pero fue aprobado el dictamen sin ser incluidos”, acotó.

Categorías: Municipios