Desacreditan ayudantías en Cuautla

DULCE VALDEPEÑA / 31 de junio del 2018.- Veintidós ayudantes del municipio de Cuautla se enclaustraron en las oficinas municipales para obligar a una mesa de diálogo obligada a las autoridades locales por la falta de compensaciones económicas por los últimos seis meses.

La protesta impulsó a concluir que la presente administración 2016-2018 les negó el respaldo a las ayudantías en necesidades y servicios básicos así como a apoyos a festividades tradicionales de la comunidad.

El bloque de inconformes representa el 50 por ciento de las autoridades auxiliares registradas en el municipio de Cuautla. Hay quienes afirman que el alcalde Raúl Tadeo Nava dio la espalda a aquellas colonias donde no obtuvo el triunfo electoral para la presidencia municipal.

Por casi tres horas el secretario del Ayuntamiento Ricardo Arizmendi Reynoso atendió a los ayudantes a puerta cerrada, sin acceso a medios de comunicación.

Los servicios fueron suspendidos durante este tiempo y el personal administrativo al interior de las oficinas continuó con sus labores normales.

La ayudante de la colonia Otilio Montaño, Eva María Navarrete Ariza fue la vocera del grupo de ayudantes ante la prensa una vez que se despejaron las oficinas municipales. En su mensaje reiteró que las operaciones delegadas a las ayudantías están fracturadas y con recursos propios que se ponen en funcionamiento. Negó que en su comunidad se cobren por los servicios.

Para el ayudante de la colonia Emiliano Zapata, Oscar Claros, las autoridades frustran el discurso sobre la restauración del tejido social al desatender a las comunidades. Explicó que el parque que por décadas ha sido una tradición para las familias, está en estado de abandono.

Sostuvo que las autoridades auxiliares se dicen dispuestas para realizar labores en la comunidad para recomponer el tejido social, sin embargo, lo que reciben del gobierno municipal es descrédito a sus funciones.

En el municipio de Cuautla las ayudantías carecen de la herramienta necesaria para cumplir con las necesidades de la población y en cada colonia, hay al menos cuatro obras suspendidas por la falta de pago a las constructoras desde el ayuntamiento.

De estas obras, como en el caso de la colonia Iztlaccíhuatl, los recursos se atrajeron desde el gobierno federal pero el ayuntamiento no distribuyó los recursos. Es el caso también de la obra del monumento a la bandera en el centro de la ciudad, gestionados por la Síndico Paola Cruz Torres pero que el recurso canalizado a la presidencia no se ejerció para concluir la obra.

La tensa reunión concluyó sin resultados favorables para los ayudantes, sólo recibieron del secretario una negativa a sus peticiones al argumentar que es sólo el alcalde Sebastián Balón quien ordena la liberación del recurso aunque adelantó que no existe tal.

Categorías: Municipios