Educar para el fracaso desde las escuelas

  • Denuncian a maestra por agresiones físicas y verbales; protegidas desde la dirección escolar y sindicato

¿Podría la frase “eres una basura que no vales nada” marcar la vida de una persona? Para Samuel Islas, vicepresidente del Colegio Morelense de Psicología, de comprobarse este tipo de agresiones a una adolescente tendría consecuencias más allá de la baja autoestima como la depresión, ideas suicidas o consumo de sustancias tóxicas.

Dalia se enfrenta a un monstruo de dos cabezas: por un lado, la protección sindical e institucional a la maestra que agrede a su hija y por otro, la misma violencia.

Es la escuela Cuitláhuac, ubicada en el municipio de Cuautla el escenario donde se registraron las agresiones por parte de la maestra Harlem también para otra decena de estudiantes.

Obra en contra de la profesora la carpeta de investigación CT-UEDD/168/2018 por discriminación. El dictamen pericial concluyó que sí existe daño moral o psicológico en contra de la hija de Dalia debido a que percibe un entorno hostil y amenazador que le genera alto grado de angustia y temor que se encuentran limitando sus contactos sociales, educativos y familiares  así como su autoestima denotando rasgos depresivos que afectan su desenvolvimiento por lo que sí se encontraron rasgos de vulneración psicológica, concluye el documento.

En entrevista, el profesional Samuel Islas señaló que los alumnos se deben en gran parte a los docentes por lo que el caso en mención cuadra en un hecho de acoso escolar.

Los hechos de violencia se registraron desde el inicio del presente ciclo escolar donde la menor comenzó a recibir insultos y descalificaciones a sus labores.

“A razón de esto yo iba a hablar con la maestra en la siguiente clase que sería el 21 de septiembre pero con el sismo ya no fue posible entrevistarme con la maestra porque se suspendieron clases. Al regresar siguió ridiculizando y ofendiendo a mi hija diciéndole que no sirve para nada”, comentó la madre de la menor.

Al exponer el hecho a los directivos de la escuela, fue ignorada la queja y aumentó el nivel de violencia por represalias en contra de la estudiante.

“A mi me vale, yo regaño a quien yo quiero” fueron las palabras que dijo la maestra a la madre de familia al asegurar tener la protección del sindicato y la dirección escolar.

Frases como “niña tonta, no tienes dignidad”, “te va a ir peor”, se integraron en el relato de la carpeta de investigación que pide la condenación de la maestra así como el pago y reparación del daño moral y psicoemocional que ocasiona a través e la conducta ventajosa de la docente.

El psicólogo descartó que se trate por bullying al ser un aspecto de violencia que se da entre iguales, opinó que se trata de acoso escolar y abuso de poder.

“Es necesario generar campañas contra la violencia desde la célula de la escuela hacia afuera, tiene que ver la violencia familiar e incluso la política”, señaló.

Categorías: Municipios