Fiscalía marca ACME

 

 

LA SAETA| Dulce Valdepeña/ 24 de septiembre del 2018.- Chuck Jones nunca sabrá los alcances posibles de la alegoría de la eterna y (disfrazada) lucha entre el coyote y el correcaminos, una caricatura considerada sana para las mentes infantiles pero que, en la práctica, ilustra realidades sociales en una vida de “adultos”.

No se trata de comparar a los perseguidos como las hábiles aves que encuentran siempre una solución para escapar de ser devorados sino de las propias tropezadas trampas de las que el depredador cae y que serían extremadamente crueles si no se conociera per se que se trata de una simulación.

La prisión de Jesús González Otero fue por demás cacaraqueada como una muestra de imparcialidad política aún cuando la medida impuesta de manera preventiva en nada aseguraba el logro de la justicia “pronta y expedita”; como una exhibición circense el maestro de ceremonias demostró el poderío envalentonado por quien puede sostener en sus manos una jaula.

Ninguna fuerza externa puede dañar al coyote, sólo su propia ineptitud o el fallo de los productos de Acme. Ésta es una “regla” que demuestra el por qué el Coyote nunca pudo atrapar al Correcaminos.

¿Quién no recuerda  al coyote derrotado con sus propios explosivos marca Acme, las flechas que siempre regresaron o el cañón que apuntaba siempre a él? Muchos de ellos por una mala lectura de los instructivos y en el que la gravedad fue siempre su mayor enemigo.

Otra “regla” es que el Coyote puede parar en cualquier momento, si no, se convierte en un fanático (entendido como quien redobla su esfuerzo cuando ha olvidado su objetivo).

 

Totalmente desinformada, la Fiscalía Anticorrupción fue colocando yunques en este y otros casos que a últimos días caen por su propio peso.

 

El director de animación Chuck Jones, autor de la serie, inspiró su Coyote en la obra de Mark Twain Roughing It, donde Twain lo describe como “un largo, delgado, enfermo y penoso esqueleto” que es “una alegoría viviente de la necesidad; siempre está hambriento”

 

Miles de cuautlenses no fueron debidamente representados; el falaz argumento de que los 77 millones de pesos de recursos federales fueron mal ejercidos no escapó a los ojos de los jueces, tampoco los vicios.

 

“No pudo con la carga” fue una de las expresiones del tribunal para definir la actuación de la Fiscalía en las conclusiones además de otras que cuestionaron la velocidad, ciencia y ficción de la institución.

 

NOTA:

El abogado Omar Alexander López Ortiz al precisar que la absolución del ex alcalde Jesús González Otero es una muestra de la persecución política del poder ejecutivo y un sustento para que el Congreso del Estado ponga sobre la mesa la permanencia de Salazar Núñez así como del Fiscal General Uriel Carmona Gándara por la falta de capacidad y preparación en el sistema de justicia “que pone en riesgo en contra de varios servidores públicos porque cualquiera puede ir a dar la cárcel por capricho del gobernador en turno”.

 

BEEP-BEEP

 Te puede interesar:

https://spcnoticias.com/2018/09/25/tribunal-absuelve-a-jesus-gonzalez-otero/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Municipios