Lo que AMLO nos dejó

Dulce Valdepeña/ 10 de febrero del 2019.- Muchos corazones rotos y un pueblo dividido; invisibilidad de una comunidad y aniquilación de cualquier oposición, dejó un discurso que en Morelos aún no se termina de digerir.

López Obrador cerró filas de un cortinazo y dejó a Morelos medir fuerzas entre los que están con él y los que no; los que ven la operación de la termoeléctrica como un acto de responsabilidad y los que se resisten al cambio.

Hay entre quienes se oponen, quienes nunca pensaron en ubicarse en ningún punto entre el medidor político de izquierda a la derecha sino que responden al instinto de conservación porque el pueblo es sabio.

El Proyecto Integral Morelos se trazó como quien traza una ruta de guerra en la que la misión es estrangular al enemigo hasta que deje de forcejear. Nadie pensó que el tiro de gracia lo daría quien caminó con él.

No, la termoeléctrica no se llama “La Huesca”, invade una comunidad que se llama Huexca ya en sí dejada a su suerte por su lejanía con la cabecera municipal de Yecapixtla y donde se creyó que podía llegar un monstruo industrial como vecino.

¿A quién le importa -estimado lector- si en su patio trasero se coloca el contenedor de basura de su colonia? O si de un plumazo se decide que tendrá como vecino un inmenso relleno sanitario porque los demás lo necesitan?. A nadie, parece ser.

Consultar no es convencer

Un séquito de organizaciones orquestadas por funcionarios públicos iniciarán una campaña de desprestigio a la oposición y una estrategia de convencimiento por el punto más débil para la población: el ahorro en la tarifa de luz.

No se ha dicho cuánto, pero la promesa es que en todo el estado de Morelos bajará el costo del pago de energía eléctrica en los domicilios, una propuesta atractiva para una cultura que toma cualquier cosa que sea gratis.

El triunfo es inminente por el poder de movilización, patrocinado al menos en Morelos, por quienes tienen intereses en ser partícipes de la millonaria inversión adicional prometida por el Gobierno Federal a través de empresas en purificación del agua y otras enfocadas al campo.

Si las organizaciones y ciudadanos opositores buscan acelerar el convencimiento al rechazo de la termoeléctrica, deben cambiar pronto el discurso pues la disponibilidad y contaminación del agua ya no es suficiente.

La credibilidad del Presidente de la República, está en su cenit y, ya no importa si fue mal informado o si es cómplice.

Andrés Manuel López Obrador aplicó penitencia a opositores al clasificarlos como “radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores” pues aseguró que no lo apoyaron e incluso llamaron a no votar “pero no somos iguales, a mi me pueden decir peje, pero no soy lagarto”.

Otra vez triunfa el poder económico

Es cierto, que algunos grupos se mantuvieron reservados hacia la campaña de Andrés Manuel López Obrador que permeó la decepción a la clase política, pero, lo es también que los intereses creados estuvieron incluso en su templete.

También, los que desacreditaron a López Obrador desde su desafuero durante su periodo como Jefe de gobierno hasta la pasada elección hoy son los personajes más serviles y camaleónicos a conveniencia.

Por otro lado, los casi 4 mil millones de pesos que asegura, costará al pueblo de México si la termoeléctrica no opera, superó por mucho el interés de al menos, escuchar a las comunidades.

Ni la iglesia del estado, ni el poder económico sobre el político han sido separados en México. La visita de López Obrador a Cuautla este domingo dejó en definitiva un amargo sabor de boca para quienes conocemos a cada uno de los actores en juego.

El discurso de antaño que se pronunció en contra de la conquista extranjera en México quedó avasallada por una propuesta a la ruptura del modelo económico neoliberal a través de la operación de la termoeléctrica con que se daría paso al abandono de la compra de energía a otros países.

No se habló sobre la concesión entregada a las empresas españolas para la operación de la planta y el gasoducto a 25 años. Tampoco que, con ello, se cerrará el cinturón industrial del oriente del Estado de México y extender los problemas sociales y de contaminación ya conocidos.

No se dijo que, uno de los propósitos de los auténticos ambientalistas es conservar precisamente, el área de la naturaleza que aún queda libre y que representa una recarga importante de agua, oro líquido para la industria.

En los más de seis años de resistencia al proyecto, jamás se dijo que con la termo se alimentaría el estado de energía eléctrica. Se conoce que con una línea de transmisión llegará hasta la subestación de Yautepec, que tiene en camino una inversión de mil 700 millones de dólares asignados para el proyecto “303 LT en Corriente Directa Ixtepec Potencia-Yautepec Potencia” con una capacidad para transportar hasta 3 mil megawatts (MW) en 500 KV a seis estados para desahogar la energía eólica que se genera en el Istmo de Tehuantepec.

Con el sistema eólico instalado en el Istmo de Tehuantepec y de cogeneración de energía pasará a los estados de Oaxaca, Puebla, Veracruz, Ciudad de México, Estado de México y Morelos, de acuerdo a la ficha técnica emitida por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La oportuna visita

Pedro Sánchez, presidente de España, visitó el país mexicano días después de la primer visita de López Obrador a Ayala como el primer mandatario extranjero que es recibido por la nueva administración del Gobierno Federal que se definió como toda una “declaración de intenciones”.

Relanzar la relación bilateral relación económica fue el primer objetivo anunciado al referir que son casi 6 mil empresas españolas las que tienen base de operaciones en México de muchos sectores que apuestan por “el desarrollo, progreso, dignidad de los trabajadores”.

Infraestructuras, telecomunicaciones, energías renovables que necesitan de la aportación público-privada fueron las empresas definidas que “cuando invierten en México, están en alineamiento y son inversiones que vienen a quedarse”.

López Obrador aseguró en rueda de prensa que las empresas españolas “van a ser respetadas y se va a impulsar su participación en la inversión en México” aunque aclaró que en lo general, cualquier empresa extranjera deberá tener comportamiento ético.

La visita de López Obrador dejó en claro también que en Morelos hay un sector muy fuerte que en su estado de confort, la información diversificada sobre el tema no es relevante sino obtener autógrafos, un saludo o una selfie. El sector mayoritario alejado de la problemática de las comunidades que no ha definido un sí, o un no, hacia la termo.

TE PUEDE INTERESAR:

https://spcnoticias.com/2019/02/11/estas-son-las-empresas-involucradas-con-la-termoelectrica-de-huexca/

Categorías: Municipios