Ilegalidad e ignominia

(05-08-2019)

DE LA REDACCIÓN

Hoy fuimos testigos de un hecho sumamente vergonzoso, denigrante en grado máximo, y además, ilegal.

Un grupo de siete personas que hace apenas unos meses recorrían las calles de la ciudad y se presentaban en las plazas públicas, regalaban su mejor sonrisa prometiendo servir al pueblo de resultar electos, los mismos que juraron respetar la Constitución de la República y hacer respetar las leyes que de ella emanen, hoy dieron muestra de total sometimiento en su actuar como regidores del ayuntamiento de Cuautla.

Sin mayor disposición para analizar el Presupuesto de Egresos 2019, elaborado de manera irresponsable por un tesorero municipal que mostró su nerviosismo ante los cuestionamientos de la síndico municipal, cuál dóciles corderos levantaron la mano cuando el usurpador secretario municipal les pidió votar el presupuesto de egresos 2019.

Sí, sin importarles que el tesorero nunca mencionó una sola cifra, que hubo señalamientos de opacidad por parte de los regidores Ángel Cangas y Jaime Cedano, así como por parte de Micaela Sánchez Vélez sindico municipal; a pesar de que les fue dirigida una carta pública señalando la ilegalidad en la que incurrirían de aprobar el presupuesto, alzaron la mano para votar un presupuesto después de siete meses de
estarse ejerciendo el gasto público.

Y no solo eso, aprobaron las “adecuaciones a las partidas presupuestales” y el “informe de avances de gestión financiera” sin conocer una sola cifra.

En el colmo del descaro, mientras que quien quería información sobre el dinero del pueblo revisaba documentos y hacía anotaciones, el resto se concretaba a hacer muecas, arrellanarse en su sillón y jugar con su teléfono celular.

Han caído en el deshonor, han perdido la vergüenza y han roto con la ley: Aprobaron un presupuesto en el que no hay un solo peso para cultura, salud, deporte y vivienda; que no está basado en programas con metas e indicadores como lo marca el Artículo 26º de la Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público; que destina $205 millones para servicios personales, de un total de $473,338,264.00.

Todavía el regidor Lezama se atrevió a llamar Ley de Egresos al presupuesto, y luego de hablar 30 segundos dio muestra de que a pesar de ser el titular de la comisión de hacienda, programación y presupuesto, no sabe a qué se destinarán $4,295,000 etiquetados en el rubro de ayudas a personas.

El peor de ellos, César Salazar Zamora, se atrevió a señalar a sus compañeros integrantes del cabildo que leyeran la Ley Orgánica Municipal, cuando él ha mostrado no solo su ignorancia sino su perversidad. 

Veamos una muestra de su conducta: En la anterior sesión de cabildo señaló que no es necesario aprobar el presupuesto de egresos, pues se puede trabajar con el anterior, pero… el presupuesto de egresos del año 2018 se aprobó sin discusión en la sesión extraordinaria de cabildo No. 53 del 7 de diciembre de 2018, en el punto 103 del orden del día, por mayoría.

En el punto 104 de esa misma sesión se acordó aprobar las adecuaciones, ampliaciones y reducciones presupuestales del periodo enero a junio de 2018.

En el punto 105 se aprueba lo mismo para el periodo julio a septiembre, entonces ¿cuáles son las cantidades vigentes?, ¿lo podría decir César Salazar, pues él fue regidor en el anterior ayuntamiento? No, pues él no asistió a esa sesión. Y además, el propio tesorero reconoció hoy, que se trabaja con el presupuesto de 2017, pues el de 2018 no está disponible.

Entonces, ¿qué hicieron y qué consecuencias puede tener lo que aprobaron hoy?. Con su conducta servil permitieron más opacidad, más manga ancha al presidente, más desorden administrativo. Más facilidades para disponer a discreción del dinero del pueblo.

Esto seguramente significa responsabilidad legal para quienes aprobaron una forma elegante de saquear a Cuautla, veremos cuanto aguanta la ciudadanía

Anuncios