Emiliano Zapata, de Criminal a Caudillo

Aniversario Zapata II


Criminalizar a quienes no están de acuerdo con el poder y usar el aparato de justicia para hacer a un lado a las personalidades que resultan incómodas no es novedad. sin embargo resulta un acto de impudicia cuando, luego de ser asesinados, sea su victimario quien celebre su nacimiento y conmemore su fallecimiento.

Era precisamente el mes de agosto, pero del año de 1912, cuando el juez Rosendo Heredia formaba el expediente criminal de Emiliano Zapata bajo el cargo de sedición, luego de disentir públicamente con el candidato a la gubernatura el Ing. Patricio Leyva.

Así quedó constancia en el mensaje que hiciera llegar Zapata mediante el señor Antonio Melgarejo, procedente de jonacatepec en el que declara al candidato (Patricio Leyva) como persona no grata en la entidad.

Así comenzaba la vida criminal de Emiliano Zapata en Jonacatepec, donde se ubicaba el primer juzgado de distrito. A la postre, como ya es costumbre, con cada acción en contra del gobierno federal o de los hacendados, constituía una nueva acusación que sostenía la imagen del caudillo revolucionario como el peor de los criminales. Esto con la intención de formar en la opinión pública de quienes no estaban en Morelos, la idea de que las acciones del gobierno eran necesarias.

Con la supuesta reivindicación de la imagen de Emiliano Zapata como luchador social, se ha vuelto imperceptible la traición pues el victimario ahora es el organizador de sus celebraciones y conmemoraciones, alimentando con migajas el espíritu de lucha de los pueblos morelenses que a 140 años, aun esperan recibir justicia.

Han convertido al zapatismo en una herramienta política para mantener fieles a las masas, olvidando por completo el significado de este concepto, el campesino ha terminado por convertirse en decoración de los eventos oficiales para simular la cercanía con los de abajo, pero como en esa época, es mera simulación. Al concluir los festejos, la vida recobrará su ritmo, el pobre seguirá siendo pobre y el rico seguirá buscando la manera de ser más rico aún y zapata…ya está muerto.

 

 

Anuncios