Los “Medios” y la 4t en Cuautla

chayote


La estrategia implementada por AMLO para desvirtuar y denigrar públicamente a todo aquel que le cuestione acusándolo de todo tipo de aberraciones , así sean los propios ciudadanos a quienes gobierna, ha sentado un precedente peligroso para la nación pues el acérrimo demócrata reivindicador de la nación mexicana ha olvidado que el poder que recibió no le fue otorgado por un ente superior y mucho menos le fue heredado, ergo, tiene la obligación de informar a sus gobernados sobre las decisiones que los afectan.

El control y la influencia que se pueda tener sobre la opinión pública, representa un poder que para México ha sido un serio problema a lo largo de su historia ya que desde los inicios de la vida independiente de México, el “estado” ha buscado tener un control absoluto sobre los medios de divulgación y de la información que estos hacen llegar a sus lectores para poder influir en la manera de pensar de quienes leen.

Las redes sociales se han convertido en un poderoso medio de divulgación que atemoriza por la facilidad con la que se puede compartir información con un gran número de seguidores de manera simultánea y sobre todo económica, pues no se requiere de otra cosa que de un teléfono inteligente y saldo en el equipo para que cualquier ciudadano se convierte en un informador, sobrando la intención con la que comparte esta.  Dicha facilidad no garantiza la veracidad ni la seriedad de la información.

En cuautla, se ha registrado un incremento desmedido en la aparición de medios de comunicación que utilizan las redes sociales para divulgar información de manera informal mediante una página de facebook. Esta pluralidad informativa, sería útil si el objetivo fuera llevar a los ciudadanos información que sirva para formarse un mejor criterio sobre el destino de la ciudad, sin embargo se ha convertido en un instrumento eficaz para estimular la dádiva a cambio de una nota favorable.

Tener una imagen pública irrefutable para transmitir la información ya no es un requisito ya que se puede observar a personajes con un negro historial en su papel de informadores. Incluso la ausencia de la moral se ha convertido en un requisito cuando se pueden observar a ex empleados del área de comunicación social del ayuntamiento de Cuautla de la pasada administración formando parte de medios de comunicación poco honorables y bien conocidos por su parcialidad o, como fundadores de nuevos medios de comunicación.

Desafortunadamente el propósito ya no es el de mantener informada a la población sino más bien, hacerse de un número regular de seguidores que les permitan obtener jugosos convenios con la autoridad municipal para poder subsistir. Intercambiando información al gusto del funcionario con la promesa de publicar sus “logros” omitiendo lo más importante, que es el actuar del funcionario que negocia el destino de los ciudadanos pues luego resulta que hizo su luchita para mejorar su condición económica mientras los ciudadanos continúan viviendo como gatos boca arriba para subsistir.

Dicho lo anterior, el alcalde converso de Cuautla, ha centrado sus esfuerzos en condensar a un grupúsculo de informadores “a modo” para montar un estratagema informativo que impide que se conozca el rumbo de su administración. Se podría pensar que esta forma de proceder no es nueva ni novedosa, pero sí peligrosa porque ha logrado mancillar los derechos fundamentales de la sociedad mexicana de estar informados y sobre todo de cuestionar su proceder como administrador de los bienes de la ciudad, sin que nadie objete por ello. Cuando el ciudadano sea consciente, dichos derechos fundamentales habrán desaparecido.

En un nuevo estratagema, dichos medios no solo informan a medias, como buenos caninos, están en espera de la orden para agredir a todo el que cuestione a la autoridad municipal a través de las redes sociales.

Si México estuviera integrado por una sociedad crítica, análitica y reflexiva, esto no tendría efecto pero, para tristeza de algunos, a una gran mayoría de la sociedad le resulta entretenimiento puro ver a la propia sociedad siendo exhibida en su lado más banal.

Para consuelo de quienes leen estas líneas, debo decirles que aún existen profesionales de la información que asumen su responsabilidad informativa, por que no ven a la información como una manera de aplacar el hambre. Gracias a ellos y a su esfuerzo por ser profesionales de la noticia, nos enteramos sobre los excesos y abusos del poder, soportando desaires, agresiones de pseudo reporteros y funcionarios para llevar información veraz.

Cuautla ha llegado a un punto en el que solicitar información sobre los temas de interés, significa ser objeto de escarnio y descalificación en las redes sociales, con el beneplácito silencioso de los seguidores de las redes sociales. El problema es problema… hasta que es tú problema, mientras tanto las redes sociales te garantizan entretenimiento para que no surja el interés en lo que si importa… hasta que te importa.

 

Anuncios