Teatro “Carlos Pacheco” de Cuautla: Patrimonio perdido.

Teatro Carlos Pacheco SPC


A lo largo del tiempo, la heroica e histórica ciudad de Cuautla, morelos ha ido perdiendo su patrimonio histórico y cultural, como resultado de las malas decisiones de quienes encabezan la administración municipal. Esto ha llevado a la ciudad a perder por completo todo aquello que la hacía atractiva.

La historia de este desconocido teatro para las nuevas generaciones,  comienza en el ocaso de un estilo de vida que surgió con el régimen de los hacendados y su estilo de vida, ya que eran ellos quienes promovían la actividad teatral.

Es la de una administración municipal de Fausto González Hernández de 1947-1948 cuando el teatro que ya se encontraba agonizante, decidió poner el terreno como aval por un préstamo ante el Banco de Crédito Hipotecario. Dicho crédito no pudo ser cubierto debido a la difícil situación financiera en la que se encontraba el municipio y finalmente fue puesto a la venta.

Manuel Gual Vidal

El teatro fue adquirido por quien más tarde sería secretario de educación pública durante el periodo de Miguel Alemán, en el año de 1948 para dar paso a la construcción del cine “Narciso Mendoza”

La construcción de este nuevo edificio corrió a cargo del Arq. Leopoldo Portillo quien también construyó el Teatro “Ocampo”  en la ciudad de Cuernavaca.

La construcción de este inmueble contemplaba un mural que reflejara la historia de Cuautla, mismo que fue ejecutado por el pintor Arturo Estrada Hernández, integrante del grupo conocido como “los fridos” . Sin embargo este trabajo fue objetado  al Arq, Leopoldo Portillo por el párroco Lorenzo Vergara quien pidió que se modificaran los rostros de los sacerdotes por tener cara de asesinos.

Más tarde el autor de este mural confesaría que de no ser tan joven, los hubiera representado más asesinos todavía.

El cine Narciso Mendoza fue finalmente inaugurado el 6 de enero de 1953, en la administración del presidente municipal Armando Torres Guerrero.Pero los grupos católicos de la región no quedaron conformes. Así es que, pasado el día de la apertura, los aludidos rasparon una parte del mural. “Quizá se cansaron” dice Hernández, porque optaron por cubrir con pintura blanca lo que se les hacía ofensivo.

Así, durante cincuenta y seis años, el pasaje titulado El Santo Oficio en un acto de fe para escarmiento de los herejes quedó oculto bajo seis capas de pintura.

Arturo Estrada no había regresado al lugar desde aquella vez en la que su trabajo fue mutilado. En 1993 solicitó hablar con los descendientes del señor Gual para que desistieran de vender el cine al consorcio internacional Wal-Mart para su demolición.

Finalmente el alcalde Arturo Cruz Mendoza logró recuperar el inmueble con el propósito de re acondicionarlo por una inversión de 4 millones de pesos. Desde entonces ha estado en constantes trabajos de remodelación y funciona como teatro de la ciudad.

La constante y triste realidad del patrimonio de Cuautla, en su sentido más amplio, es de un riesgo constante por no ser valorado ni por la sociedad ni por las autoridades municipales que constantemente lo ponen en riesgo o en venta.

 

Anuncios