Los Cortes de la Corte

De Fuente Especial

Del tratamiento que el Pleno de la SCJN da a la Acción de Inconstitucionalidad 68/2016, se observa el abierto deterioro en los criterios de justicia, la debilidad con la que se abordan los asuntos de los derechos colectivos y la falta de interés que prevalezca el estado de derecho, por la forma, aun cuando eso implique pasar por encima de los derechos de la sociedad.
En la especie, el Pleno de la SCJN, dejó de reconocer que el Pueblo de Morelos tiene derecho de Revocar el Mandato de sus mandatarios, y demás integrantes del poder público en el Estado, no entró al análisis de ninguno de los conceptos de violación en razón a que había cambiado el artículo de referencia pero nunca, se preguntaron si se quitó o no el derecho a la revocación de mandato, solamente concluyeron que el Congreso actuó bien y que tiene la facultades, ya no hace análisis de constitucionalidad el Pleno de la SCJN, solo analiza cuestiones de procedimiento y reflexiones subjetivas que les impiden según ellos mismos no llegar al fondo de los asuntos, que es justamente lo que demanda la necesidad de justicia del país.
Una SCJN de meros procedimientos y un PJF especializado en desechar a toda costa para no revisar el fondo de los asuntos, es lo que el país no necesita, de hecho, es lo que hace que siga la injusticia, que no haya instituciones eficientes, y en razón a que nadie más puede revisar los criterios de la SCJN.
Como última instancia, resultan deficientes, lesivos al bien de la Nación, profundamente insatisfactoria su gestión, cara y contraria al sentido más elemental de justicia.
No por algo se siguen denominando CORTE, un arcaísmo aplicable a las monarquías, una contradicción con el sentido de igualdad y libertad de toda república.

Anuncios