¿A qué suena Morelos?

 

Dulce Valdepeña

OCTUBRE DEL 2019.- Cuando de música se trata, las discrepancias que dividieron en su momento la banda de música tradicional en Tlayacapan pasa a segundo término porque es una de las respuestas a la pregunta ¿a qué suena Morelos?.

No se puede pensar en Morelos sin atender a la expresión cultural que los músicos de Tlayacapan mantienen por generaciones y que los hace referente a nivel nacional como una de las más antiguas del país que ha llevado el nombre del estado a otras partes del mundo con diversos reconocimientos nacionales e internacionales.

Generar identidades, mantener la memoria colectiva con la historia musical, fomentar las tradiciones y convocar a las nuevas generaciones a comprender el arte y la cultura son los ejes principales de los encuentros de música que se concentran cada año en Tlayacapan.

Cornelio Santamaría, fundador del encuentro de bandas de viento, de música tradicional mexicana y la Feria del barro precisó en la importancia de discernir las expresiones musicales: “así como la música nos convoca a la oración, con la música sacra, barroca; también hay la que nos convoca a la violencia. Hay estudios doctorales de que parte de la violencia tiene mucho que ver la música que escuchamos y consumimos, que incita a la violencia”.

Desde el año de 1992 se marcó el camino para realizar encuentros de música tradicional con la idea de ser itinerante pero fue hasta el año 2000 que se quedó Tlayacapan como sede anual hasta ahora. Este fin de semana se llevó a cabo el 24 encuentro de bandas de viento y el próximo 3 de noviembre, el encuentro de músicos tradicionales en su 20va edición y como parte de la Feria del Barro 2019. La expresión musical de Tlayacapan estará este domingo en Cuautla para cerrar el Miquixtli 2019.

Cornelio Santamaría reconoció que para este año el programa es limitado al observar la dificultad para conseguir los fondos para la realización del encuentro. A diferencia de otros años, en esta ocasión no se puede usar el atrio del ex convento de San Juan Bautista por motivos de reconstrucción tras el sismo del 2017 y, del que se espera su conclusión en los próximos ocho meses.

Sin embargo, el encuentro es además motor para la reconstrucción social de la comunidad al ser un motor económico importante para Tlayacapan donde se espera la llegada de miles de visitantes que reforzarán el carácter turístico en el que se ha posicionado este pueblo con innegable magia natural.