AMLO entre ataques, miedos y falsedades

(11.11.2019)

Jorge Juárez Morales*

En agosto ya escribía sobre los ataques hacia el presidente de la República en los medios de comunicación, ahora esos ataques surgen también desde los perfiles de redes sociales de gente común; no son muchos, pero ya se animan a exigir la renuncia de AMLO. Dado que he podido escuchar de viva voz algunas expresiones, considero importante reflexionar sobre lo que ocurre.

Los ataques no han cesado prácticamente desde el 2006 cuando se acusó a AMLO de ser un peligro para México, en el proceso electoral pasado se puso en práctica la operación Berlín. Ahora buscan desligitimar su labor, crear animadversión en la gente y justificar un golpe militar. Lo que surge como un ataque orquestado desde la oligarquía poco a poco toma eco entre la gente, por ello es importante estar atentos a lo que sucede.

Para este escrito tomaré como referencia lo que aparece en redes sociales y grupos de mensajería de personas de Cuautla y la región, claro, sin mencionar sus nombres, pus no viene al caso.

Los miedos.

AMLO va a expropiar sus bienes y a confiscar cuentas bancarias, para darlos a los militantes de Morena. Temen perder su patrimonio a manos de un “comunista”. Para ello se refieren a las reformas legales promovidas por Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera con el fin de poder combatir el lavado de dinero. Se exagera la información a fin de auto-convencerse de que estamos en inminente peligro. Falso: de lo que se trata es de combatir la ruta del dinero en los delitos de narcotráfico y corrupción. Prueba de ello es que en estos meses se han congelado las cuentas del abogado Juan Collado que en la Caja Libertad manejaba millones de pesos, y como las de él, se han congelado las cuentas de otros presuntos delincuentes. Afortunadamente, ninguno de quienes se alarman en Cuautla está metido en esos enjuagues, así que no hay razón para sus temores.

Desapareció el Seguro Popular. Quienes propagan esto no creo que lo usen, pues es muy posible que acudan a la medicina privada, pero usan el argumento para calumniar. El que desaparezca el Seguro Popular no significa que nos quedemos sin servicios médicos, al contrario, se busca transformar para bien todo el sistema de salud. Se creará el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar y seguiremos teniendo atención médica, pues se anunció invertir 34,254 millones de pesos, basificar a trabajadores y garantizar médicos especializados en los hospitales. De plano suena absurdo que el gobierno niegue la atención médica.

Inseguridad y violencia. Es uno de los mayores retos del gobierno federal. Después del “jueves negro” de Culiacán, muchos dudan del éxito del gobierno federal. Sí, este es un temor muy real, pero pasan de lado que desde la campaña se ofreció terminar con la guerra iniciada por Felipe Calderón. Hoy se trata de combatir las causas sociales de la violencia, de atacar los círculos financieros del crimen, de reformar el poder judicial. Como lo afirma Lorenzo Meyer con el crimen no se puede pactar, se perdería la esencia de este proceso transformador.

La economía está mal. Cierto, ha sido un año difícil en muchos aspectos. Sin embargo, lejos estamos de la debacle que anunciaban los hoy opositores: no hay devaluación, no hay inflación. Por el contrario, se ha anunciado el Plan Nacional de Infraestructura, PEMEX está recuperándose, los salarios empiezan a aumentar, lentamente, pero el incremento al salario mínimo va impactando en las relaciones laborales, el peso recupera su valor frente al dólar y otras monedas.

Las falsedades.

La cauda de mentiras que se usan para alimentar los miedos y tratar de desligitimar al gobierno de AMLO es enorme. Va desde fotomontajes en las que aparece el presidente con El Chapo hasta repetir viejas mentiras como la del auto de lujo del hijo del presidente, pasando por toda la manipulación que mencione antes en relación a la llamada Ley Nieto y la desaparición del Seguro Popular.

No olvidemos que estamos en una coyuntura delicada, que el verdadero enemigo no está en el gobierno. Hoy estamos ante la oportunidad de cambiar este país, para ello es muy importante informarnos verazmente, organizarnos e impulsar la transformación desde las colonias, las escuelas, los centros de trabajo, desde todos los espacios. Dejarnos llevar por nuestros temores solo hará que dejemos el espacio libre a quienes se han beneficiado, desde siempre, de un modelo que permitió la riqueza de un puñado y la pobreza de millones.