El cuestionable antecedente de Armando Carmona

Por Carlos Quintero J.

Diciembre 2019.- Armando Carmona Rivera, identificado como una de las autoridades del Centro Estatal de Reinserción Social Morelos e implicado en los conflictos suscitados en Atlacholoaya; se halla relacionado con un hecho ocurrido el 25 de mayo de 2001.

En ese entonces, él era jefe de seguridad en la “penitenciaría de Santa Martha Acatitla” del Gobierno del Distrito Federal, cuando se vio relacionado en un conato de enfrentamiento entre personas privadas de la libertad con agentes custodios.

La nota publicada el 17 de junio de 2001 en el periódico La Jornada, revela la cuestionable trayectoria de Arturo Carmona, identificado con la clave de “Puma” en el Centro de Reinserción.

En ese entonces, el director del penal, Rigoberto Herrera Lozano ordenó a uno de sus subalternos “sembrar droga” a una persona interna, con el fin de cancelar la concesión de su negocio para cederla a otra persona procesada.

“El funcionario (…) solicitó al jefe de seguridad y vigilancia, Adán Galindo Méndez, que se encargara del ´asunto´, y éste a su vez comisionó a los jefes de apoyo, Armando Carmona Rivera y Enrique López Hernández, para que hicieran el trabajo” informa la nota de La Jornada.

Fue el 23 de mayo que se realizó el operativo. Al viernes siguiente, cuando los agentes pretendían desalojar el local, seis trabajadores se opusieron y a ellos se sumaron otros internos hasta casi sumar cien personas que enfrentaron a los custodios.

No se sabe que ocurrió pero cuatro años después, en 2005, Armando Carmona ya era subdirector de Seguridad de la Dirección General de Prevención y Readaptación de la Subsecretaria de Gobierno del Gobierno del Distrito Federal.

En 2014, Lucio Hernández Gutiérrez en ese entonces Coordinador del Sistema Estatal de Reinserción Social de Morelos, integró a su equipo de trabajo a Armando Carmona.

Fue el 20 de julio de 2018, que Armando Carmona se vio implicado en el caso del homicidio de una persona privada de su libertad de acuerdo con versiones de personas internas y agentes custodios.
Él era entonces subdirector de Seguridad y Custodia, y Rigoberto R. A., una persona privada de la libertad, fue asesinado en el área de locutorios del Cereso de Atlacholoaya, refieren personas entrevistadas.

Los informantes, quienes piden la reserva de su identidad, dicen que: “El Puma” dio las facilidades y pagó a una persona interna, identificada con el sobrenombre de “El Frank”, para asesinar a Rigoberto, procesado por el delito de robo de vehículo.

La versión de los testigos es que Rigoberto habría sido detenido por el robo de una camioneta siento la víctima, la nieta de “Don Neto”, y él habría pagado a Armando Carmona para que la persona interna fuera asesinado.