No + Packs

DICIEMBRE 2019.- Olimpia Coral Melo es de Huachinango, Puebla, a los 18 años fue víctima de violencia digital, un video de ella y su novio fue compartido por medios digitales lo cual la orilló al intento de suicidio en 3 ocasiones.

En el Congreso de la ciudad de México el pasado martes 3 de diciembre por la tarde se aprobó con 56 votos la “Ley Olimpia” la cual contempla, entre otras cosas, sanciones a quien comparta sin autorización imágenes, videos o audios de la conducta sexual de otra persona o también a quien amenace la difusión del material sin un consentimiento. Ahora los famosos packs te pueden llevar a la cárcel por un periodo de 4 a 6 años y te podrán multar por 500 o 1,000 unidades de medida.

Google, Twitter y Facebook pusieron su granito de arena para respetar el derecho a la libertad de expresión y la afinación de sus robots para detectar este tipo de publicaciones y frenar así la viralización de este tipo de contenidos.

Actualmente somos testigos de diferentes tipos de expresiones de personas que defienden causas en las que creen a toda costa, a nosotros muchas veces sólo nos toca respetar y no calificar; hoy en día estas expresiones están teniendo efecto.

El 21 de octubre del 2000 se comenzó a emitir un programa televisivo llamado Cheaters (infieles) donde se exponía a la pareja durante el momento de infidelidad y así lo solicitaba la parte afectada, el equipo de producción del programa se encargaba de investigar al sospechoso (a) para al final llegar con luces y cámaras en el momento exacto de la infidelidad y de esta manera exhibirlo.

Este tipo de programas bien pudo haber sido el padre de la difamación sin consentimiento, si eran casos reales o no es otro tema, pero sí pudo haber abierto la puerta o mínimo haber dado por lo que salieron más adelante páginas web dedicadas a la venganza de infidelidades exhibiendo material íntimo que las mismas parejas publicaban.

Lo que no se aprende en la casa te lo hará saber la ley que, aunque la desconozcas no te exime de su cumplimiento; el ciberacoso, los packs y la pornovenganza ahora van directamente a abrir un proceso legal del cual se pueden desprender penas económicas y prisión.

La tecnología no es para esto, definitivamente todavía no sabemos qué hacer con tanta facilidad de comunicación y de difusión de información, la sociedad todavía está en pañales, ha llegado más rápido la respuesta que la pregunta, ya tenemos bastantes mecanismos tecnológicos y en el proceso de saber para qué son se experimentan diferentes hipótesis en lo que se le da un rumbo decente.

La solución, según yo, es la cultura y la educación, desde el hogar se deben sentar las bases de respeto y empatía y también educar a las futuras generaciones en cuanto al respeto a ellos mismos pero mientras exista el sexista reggaetón, las telenovelas y demás contenidos basura pues costará un poco de más trabajo, pero ya vimos que sí se puede y la “Ley Olimpia” es un ejemplo.

Ánimo

Oscar García Villaseñor

@BloggerBorre