Niños, los vendedores predilectos de pirotecnia

Dulce Valdepeña

DICIEMBRE 2019.- La recomendación general a que los fuegos artificiales deben estar lejos del alcance de los niños queda sin efecto a la realidad de que son los mismos niños los que impulsan a otros a comprarlo en los puestos que se instalan en las calles.

Mientras que la dirección municipal de Protección Civil afirma que queda prohibido el uso de pirotecnia en Cuautla, a complacencia y amparo del gobierno municipal los puestos de venta en el centro histórico están estratégicamente distribuidos para evitar competencia entre unos y otros.

La gran mayoría están a cargo de menores de edad la gran parte del tiempo; venden cebollitas, cohetes, palomitas, bombas, garbancitos, chispitas y demás, todos envueltos en atractivos colores y llamativos paquetes cinco, diez, 15 y 25 pesos.

En una circular girada a todos los ayudantes municipales y delegación de Tetelcingo, el titular de Protección Civil, Jorge Nava Altamirano señaló que “queda estrictamente prohibida la venta, distribución, almacenamiento, etc, al público en general de cohetes, petardos, fulminantes, chinampinas, pólvora a granel y / o otros fabricados a base de pólvora” (sic).

Lo anterior justificado en que dicha actividad implica un grave riesgo para las personas, el patrimonio y su entorno ecológico derivado del uso que se les da durante la temporada navideña. Y precisa que únicamente podrán llevarlo a cabo aquellas personas que cuenten con el debido permiso legal expedido por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) siempre y cuando el lugar de venta cuente con las medidas de seguridad requeridas y los permisos de las autoridades competentes.

De acuerdo al último reporte del gobierno de México, en esta temporada decembrina aumenta en un 35 por ciento las quemaduras en menores de edad debido a la escasa supervisión de los adultos al utilizar cohetes y luces artificiales, sustentado en la declaración del Doctor Raymundo Priego Blancas, jefe del servicio de cirugía plástica y reconstructiva del Hospital General de México.

La Unidad de Niños Quemados del Hospital General “Dr. Nicolás San Juan”, del Estado de México, indica que el grupo de atención es en su mayoría a infantes de cinco a 10 años de edad y la mayoría de las quemaduras están relacionadas con el fuego, ya sea directo o por pirotecnia.