Sobre las respuestas al Coronavirus

Opinión

Escribe Alejandro Smith Vázquez

MARZO 2020/ En la vorágine del miedo, de las recomendaciones de no salir de casa, de consumir o no consumir productos locales, todo parece de momento girar en torno a la emergencia sanitaria derivada de un virus que asola al mundo.

Llama, sin embargo, la atención, que si los logros para vencer la pandemia se encuentran en haber realizado cercos de inmunidad, y si la expectativa de vencer al virus en el mediano y largo plazo, se centran en la generación de anticuerpos por parte de la gran mayoría en el mundo, que inevitablemente se habrá de contagiar, por qué los gobiernos en el mundo no ponen especial atención en:

  1. Establecer programas para fortalecer el sistema de defensa del cuerpo humano, el sistema inmunológico
  2. Sugerir alimentos o tés que puedan lograr tales fines
  3. Explicar qué acciones realizan en los hospitales, qué medicamentos les aplican

Más parece una campaña de aterrorizamiento de la población para mantenerla en sus casas y hacer que la economía nacional se desplome que una estrategia de defensa a la población con acciones para que la población que resulte infectada no tenga un desenlace fatal y la población que aún no se contagia no tenga repercusión alguna al entrar en contacto con el virus.

Pareciera de pronto que a las instancias públicas y a los gobiernos del mundo, el sentido común se les desaparece, para encontrar solamente las soluciones que implican rehuir, construir hospitales y gastar grandes cantidades de dinero, pero poco de fortalecer a la población.

Es evidente que una población con sistemas inmunológicos débiles no va a poder vencer esta u otra epidemia, de ahí que como población nos preguntamos y le preguntamos a los gobiernos del mundo y a los nacionales, ¿qué pasa con sus acciones para defendernos, aparte de aislarnos, no han pensado que al final son las defensas del cuerpo las que darán las batallas en cada persona?.

Se habla de que la alcalinización de cuerpo o de la sangre puede ayudar a tener mayor defensa del organismo, tal es dicha tendencia que han surgido una innumerable cantidad de productos que ofrecen aguas alcalinas, de terapias y recetas, que las instituciones públicas y la ciencia oficial ni desmiente ni cuestiona.

Si son ciertas, deberían impulsarlas y ayudar a la población, si son falsas deben desmentir y probar científicamente que no son ciertas o que son dañinas o inocuas.

Por último, ¿qué van a hacer para que la economía no sufra más percances?, ¿Los planes de ayuda se concretan solamente a diferir la deuda?, a ¿endeudar más a la población y a los países?; ¿por qué no plantean mecanismos que ayuden a una dinámica económica más igualitaria, que permita que la generación de riqueza no se concentre en unas cuantas empresas y que el 95% de la población se mantenga a la expectativa con una economía de  micro empresas y empleos mal pagados?.

Ahora bien, si es tan complejo dar soluciones en todos esos ámbitos, ¿por qué no consultan a la población, a los expertos, a los que han logrado resultados?

Cuestionarnos más que seguir a rajatabla las directrices que nos imponen, es parte de nuestro derecho y de nuestra libertad, y es con esta libertad que debemos construir un mejor destino.

Manuel Alejandro Smith Vázquez

TE PUEDE INTERESAR:

https://spcnoticias.com/2020/03/25/sana-distancia-en-cabildo-de-cuautla-y-otras-medidas/