El Ayuntamiento, el municipio y la pandemia/I

 

31-03-2020

Jorge Juárez Morales*

Ayuntamiento de Cuautla: Cinco de agosto de 2019, sesión extraordinaria de cabildo No. 15, aprobación del Presupuesto de Egresos 2019 (legalmente vigente para 2020):
 Presupuesto aprobado para el rubro de Salud: $0.0
 Asignaciones para Presidente Municipal, Síndica y Regidores: $16,000,000.00 (dieciséis
millones de pesos)
 Estímulos a servidores públicos $ 9,995,000
 Ayudas sociales $ 4,599,750
Municipio de Cuautla, datos de octubre de 2016, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e
Informática (INEGI), Encuesta Intercensal 2015:

 Población ocupada: 83,078 personas
 Ingresos de 1 Salario Mínimo: 9,820 personas (11.82%)
 Ingresos de 1 a 2 Salarios Mínimos: 27,507 personas (33.11%)
 Salario mínimo diario vigente en Morelos: $123.22
De estos números surgen algunas preguntas ¿Por qué once personas deben recibir un ingreso que supera en 22 veces el ingreso de diez mil trabajadores del municipio de Cuautla? ¿Cuál es la justificación moral, técnica o administrativa para que once personas de Cuautla tengan un ingreso muy superior al del 44% de la población que cubre jornadas de hasta doce horas diarias?
¿Por qué el cabildo de Cuautla destinó $0.0, cero pesos al rubro de salud? ¿Cómo un médico acepta dirigir el área del salud del ayuntamiento sabiendo que no tendrá un solo peso para trabajar? Pero también llama la atención que recientemente un integrante del cabildo declaró que el ayuntamiento destinará 1 o 2 millones de pesos para despensas ¿Por qué $2 millones? ¿es una cifra que se oye bonita? ¿por qué no los casi $15 millones que suman los “Estímulos a servidores públicos y las “Ayudas sociales” que aparecen en el Presupuesto?
No acaso esos 15 millones del presupuesto serían más útiles apoyando a las microempresas de la ciudad para fortalecer las cadenas productivas y generar empleos que otorgando despensas como paliativos.
Son las primeras preguntas que surgen al darle una revisada a los números. Esta pandemia nos tiene que llevar a fortalecer la solidaridad entre las personas, como lo hemos hecho muchas veces. Pero también nos debe hacer reflexionar sobre la forma en que funcionan nuestras instituciones, en este caso el ayuntamiento.