Cruceros errantes: amenazas que ponen a prueba el sentido humanitario

 

Dulce Valdepeña

“Cuatro personas están ahora muertas y eso está en la conciencia de todas las personas que a lo largo del camino nos rechazaron”, dijo a la AFP la estadounidense Laura Gabaroni, evacuada de uno de los cruceros sin puerto, errantes por infectados de Covid19.

Las personas en todo el mundo son ahora el huésped de un enemigo invisible y que tiene al miedo como su primer patógeno. En un artículo publicado en el portal español Contexto, el el virólogo Nicola G. Abrescia (Monza, 1968) señala que este virus no es desconocido para la comunidad científica porque la familia de los SARS lleva tiempo apareciendo y desapareciendo por el mundo.

Los barcos Zaandam y Rotterdam están en la deriva al negarles zarpar en varios países; su travesía es sumamente referida en medios por lo que nos abocaremos al meollo de este texto: la controversia entre ambos sentidos de supervivencia de la especie.

Por un lado, pobladores de las costas niegan el desembarco al verlos como una amenaza y a consecuencia, se manifiesta el sentido de la protección de la comunidad; por otro, el riesgo de más vidas y el impulso a proteger a los de su especie pero también está un tercer personaje que es el mismo virus, organismo que también lucha por mantener su lugar en el desarrollo de la vida.

“Han contribuido mucho al desarrollo de la vida desde su origen y viven una simbiosis total con el huésped que, en ocasiones, es el ser humano”, informa Abrescia.

Screenshot_20200401-030014.png

Este martes, la línea de cruceros Holland America que opera los dos barcos advirtió este martes que más personas podrían morir si no son autorizados a atracar en Florida.

“Estas son almas desafortunadas que quedaron involuntariamente atrapadas en las restricciones de salud, políticas y fronteras que barrieron rápidamente el mundo”, añadió el empresario quien criticó que se haya dado la espalda a miles de personas que quedaron a la deriva en el mar; el plan original del Zaandam era atracar en Fort Lauderdale el 7 de abril al término de un viaje de un mes.

La tragedia de quienes están confinados en sus camarotes se hace saber a cuentagotas. La semana pasada, zarpó desde California el Rotterdam, como buque hermano para proveer ayuda y separar a pasajeros aparentemente saludables pero ambos han sido rechazados sumando en total a 2,500 personas.

Otro caso es el portaviones estadounidense USS Theodore Roosevelt cuyo capitán Brett Crozier, ha hecho saber que el aislamiento y distanciamiento social son imposibles a bordo por la falta de espacio. Insistió en que “mantener a más de 4.000 hombres y mujeres jóvenes a bordo del Theodore Roosevelt es un riesgo innecesario y rompe la confianza establecida con los marineros”. A bordo, mientras todos los presentes se someten a las pruebas, más de 150 personas salieron ya positivas, según el medio San Francisco Chronicle.

“No estamos en guerra, los marineros no necesitan morir”, “La propagación de la enfermedad está en marcha y se acelera”, es el clamor del capitán al Pentágono que le niega realizar cuarentena en el puerto de Guam, donde se encuentra varado.

Este portaviones es conocido por haber sido el mejor protegido de la marina de Estados Unidos que este año no parece serlo tanto pues en lo que la humanidad puso su seguridad, se desmorona ante este enemigo invisible ya sea dinero, fama, grandes estructuras…. El USS Theodore Roosevelt tiene una tripulación de nada menos que 5.000 personas, por lo que es un navío de grandes dimensiones.

“Creo que el pánico social que se está produciendo no viene solo del miedo a morirse, algo que siempre está presente, sino de que nuestro particular mundo de seguridad ya no lo es tanto (…) lo que sabemos es que cuando un virus se replica muchas veces dentro de un mismo sistema celular se acaba atenuando. Y esto es buena señal porque lo que hace el virus es no matar al huésped porque lo necesita para seguir replicándose”, dice el virólogo.

Inhumano, rechazar desembarco de crucero en Cozumel por sospecha de coronavirus: AMLO

91297668_10156532562815904_6372260436670152704_n