Reflexión sobre la Guía Bioética por Covid19

Por Alejandro Smith Vázquez

Respecto de la Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, se puede reflexionar lo siguiente:

1. Se encuadra en el marco de la escasez de recursos o aparatos médicos para mantener la vida como es el caso de los ventiladores respiratorios, especialmente ante la determinación de darlos en uso a uno u otro paciente, teniendo necesariamente que discriminar a uno u otro.
2. El principio más importante o determinante al parecer es el de la gravedad en la que se encuentre el paciente y quien más lo necesite, sin embargo, cuando hay un empate en la gravedad o urgencia se plantea la regla de que quien más haya vivido tiene menos derecho al uso del equipo o material escaso.


3. De esta manera entre un joven y un anciano en condiciones iguales de gravedad se ha de privilegiar al joven y no al anciano.


4. Se dice que el principio de primero en tiempo, primero en derecho no aplica en razón a que algunos viven en la ciudad y otros en lugares rurales y que les tomaría más tiempo en llegar y en consecuencia sería injusto para aquellos que tardasen más en llegar, tendrían menos derecho.
Todo lo anterior y como todo lo que es crítico y dentro del mundo bioético, resulta polémico, y hasta cuestionable.


Es de explorado derecho que el principio primero en tiempo primero en derecho, resuelve mucho de lo que puede ser injusto por considerar que alguien tiene más o menos edad; lo que se consigue con ello, es la sospecha ya planteada por muchos que la pandemia si fue inducida por el mismo ser humano, tenía como objetivo retirar de la vida a millones de personas de la tercera edad con el objetivo de disminuir la carga de pensiones que debe pagar el Estado, y redireccionar tales recursos al pago de la deuda y nueva deuda que ya adquirieron o van a adquirir muchos países.


De manera cruda, entre un joven y un viejo en las mismas condiciones de gravedad se va a preferir al joven y no al viejo.
No deja de llamar la atención de cómo en situaciones extremas y recurso escasos se llega a reglas que dentro de la posibilidad de lo justo, o justificable, se recurre a una serie de reglas que aminoren el sentido o percepción de injusticia; si tales criterios se aplicaran a los recursos escasos del estado en todos sus ámbitos, como son salarios, cargos públicos, concesiones y derechos, posiblemente tendríamos un mundo más justo verdaderamente.
Sin embargo, la determinación de salarios, como en el caso del Poder Judicial o los Órganos Constitucionalmente Autónomos como el INE, este principio de racionalidad de los recursos escasos, deja de ser importante.
Dentro del sentido y principios de no discriminación por ejemplo se debería considerar que no puede el Ejecutivo o Legislativo en turno elegir a una u otra persona a un cargo, sino que debe ser la capacidad y la virtud de cualquier persona de manera abierta y e indiscriminada, la que determine quien deba ejercer tal o cual cargo.


Ese sentido de urgencia llevado a lo que no ha sido considerado urgente pero que es importante, nos puede salvar en el futuro de muchos errores e injusticias en el futuro, ya sea en condiciones de urgencia o en condiciones no urgentes.


La urgencia y la necesidad de decidir en momentos críticos nos abren una interesante puerta de reflexión, para fijar criterios de justicia e incluso de desarrollo nacional.


Llevemos el sentido de justicia y urgencia a todo el ejercicio de la actividad pública, que la crisis por la pandemia deje al Estado un cambio permanente en la forma de actuar con respecto de los recursos escasos, y que no sean las decisiones discrecionales las que prevalezcan.


Hay que decir por último, que se hace patente contar con un Estado capaz de que sus integrantes, sectores actúen coordinadamente, en este caso, es de pensarse cómo es que la industria nacional no se ha reconfigurado de manera ágil para fabricar cientos, miles de ventiladores pulmonares, de manera que no haya necesidad de elegir entre una vida u otra.
WhatsApp Image 2020-04-15 at 11.39.22 PM