Liberémonos ya

Por ALEJANDRO SMITH VÁZQUEZ

Hemos llegado de manera casi gradual, a niveles de abuso del poder y supresión de los derechos humanos inconcebibles en una sociedad libre o democrática. En un estado de derecho, en donde el derecho desapareció de pronto, para dar paso al miedo aceptado, inducido, obligado.


Hemos visto como las autoridades municipales cierran negocios, multan obligan a las personas a la imposibilidad de llevar sustento a sus casas, les excluyen del inalienable derecho a la protección a la familia.


A pesar de ello no hay organización social que se manifieste, que se indigne ante tanto exceso, todo ello porque el miedo les ha paralizado, en una “pandemia” que no es mayor que la gripe común; el miedo,  es lo que los medios de comunicación que controlan la opinión de las grandes mayorías, distribuyen con diligencia inusitada.


El desconocimiento de diversas áreas del hacer humano lleva a tomar decisiones absurdas, apartemente humanas pero en lo macro profundamente inhumanas, crueles y contrarias a todo sentido de justicia, bondad o respeto al derecho.


Los médicos y enfermeras hacen su parte, sin duda, es loable su trabajo, nadie puede ni debe exigirles saber de economía, o de seguridad pública o seguridad nacional, nadie debe exigirles entender que sus sugerencias pueden tener resultados peores a los que ellos quisieran, no tienen por qué saber que hay una relación inversa entre actividad económica y muertes por homicidio, robos y secuestros, o que en un país empobrecido, las enfermedades aumentan y los decesos también, no tienen por qué saber que quédate en tu casa, implica desarticular la economía nacional y condenar a los que menos tienen a la pobreza o a la muerte.


Como ciudadanos debemos todos informarnos lo más posible, también dudar de toda información que no pase el filtro de la lógica, de lo razonable, del sentido común, debemos estar dispuestos a comparar datos, a cotejar estadísticas y realizar nuestra lucha y revolución del conocimiento, porque no puede haber libertad cierta, fuerte, o inquebrantable si no está sostenida por la razón y el conocimiento.


Aquí adjunto una tabla que nos muestra hasta el 14 de abril el verdadero tamaño del Covid 19 en México, y que nos permite entender que ha sido más el miedo lo que ha impulsado al quiebre de la economía, que la realidad factual.