LA CUESTIÓN PALESTINA(CUARTA PARTE)

BREVES HISTORIAS Y ALGO MÁS

20 de mayo del 2020, “Año del SARS CoV 2”

J. Enrique Alvarez Alcántara

“Seis eventos marcan la actualidad de Medio Oriente y su relación con el mundo. 1) La división ordenada en el tratado Sykes-Picot, de 1916, cuando ingleses y franceses se repartieron la región. 2) Las independencias de la década de los cuarenta, que obligaron a los Estados recién constituidos a buscar una forma de gobierno. 3) La fundación del Estado de Israel, con la desaparición de Palestina. 4) El fracaso del progresismo árabe que intentó unificar a Siria y Egipto. 5) La Revolución iraní de 1979 y 6) la caída del régimen soviético”.

Maruan Soto Antaki

Esta ocasión, trataré de presentar una breve síntesis de lo ocurrido en Palestina, desde la Guerra de 1948 (denominada tramposamente “Guerra de Independencia”), cuando se realizó la Declaración de la Existencia del Estado de Israel, así como su reconocimiento por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de otras naciones del mundo, pasando por la “Guerra de los Seis Días”, en el año de 1967, y llegando a la “Guerra de Líbano”, en el año de 1983; finalmente, tratremos someramente sobre la organización y realización de las Intifadas de los años 1987 y 2006.

Deseo presentar unas cuantas premisas elementales e indiscutibles para precisar la cuestión y retomarla como referente de partida en la explicación y comprensión de lo que ocurre en Oriente Próximo, Palestina, Jordania, Siria, Líbano e Israel.

• Antes del año de 1948, desde tiempos remotos, no es demostrable la existencia de un Estado llamado Israel.
• Antes de 1948, y aún después, en la denominada tierra Palestina se encontraban habitándola, los árabes palestinos como amplia mayoría poblacional.
• Por un “Acuerdo Politico Internacional” es creado y reconocido el Estado de Israel, mediante un “Plan de Partición de Palestina” que otrogra una fracción de dicho territorio para su creación y reconoce la existencia de Palestina, en la otra parte de dicho territorio.
• Hasta unas pocas semanas antes de la “creación” del Estado de Israel, en la primavera de 1948, “nunca hubo allí otra cosa que no fuera una inmensa mayoría árabe. Así que, por ejemplo, en 1931 la población judía era de 174, 606 habitantes, frente a un total de 1, 033, 314; en 1936, el número de judíos había aumentado a 384, 078, y la población total a 1, 366, 692; en 1946 había 608, 225 judíos en una población total de 1, 912, 112 habitantes” (spcnoticias.com/2020/05/14/la-cuestion-palestinatercera-parte).


• “Todos los nativos u originarios de la región eran hablantes del árabe; el 65% eran agricultores; las principales ciudades palestinas –Nablus, Jerusalén, Nazaret, Acre, Jaffa, Jericó, Ramallah, Hebrón y Haifa—fueron construidas por árabes-palestinos, que siguieron viviendo allí aún después de que las usurpadoras colonias sionistas se ampliaran hasta muy cerca”. (spcnoticias.com/2020/05/14/la-cuestion-palestinatercera-parte).

Es decir, la Mentira Histórica de que el Estado de Israel se construyó sobre la base de tierras sin dueños o habitantes; de que una tierra sin pueblo era consiedrada para otorgarla a un Pueblo –el Pueblo Judío—sin tierra, se hace agua y ello nos permite plantear otras cuestiones.

Parece que la “Solución” a la “Cuestión Judía” se diseñó por los sionista y los imperialismos británico, francés y estadounidense, a costillas de la creación de la “Cuestión Palestina”.

A partir de 1948, aunque desde años antes los grupos terrorista sionistas Haganá, Irgún o Stern se encargaron de iniciar un desaplazamiento de población que ocupaba las tierras de Palestina, así como una operación de “limpieza étinca” para impulsar y desarrollar colonias de judíos que fueron llegando masivamente a dichos territorios.

Los grupos de población expulsados, desposeídos, desplazados o transterrados fueron conformando grupos de “Refugiados” que se trasladaron a naciones fronterizas con el “nuevo” Estado; entre ellas referiremos Jordania, Líbano y Siria.

Por otra parte, dentro de lo que comenzó a ser reconocido como Estado de Israel permaneció otro grupo de palestinos que se “Nacionalizaron” como israelíes y, finalmente, otros grupos quedaron dentro de lo que a partir de ese momento fue constituyéndose como los territorios ocupados.

Derivado de estos fenómenos migratorios y considerando que se presentaba un nuevo drama, adicionado al de la desposesión, negación y “limpieza ética” que sufrieron los palestinos, la ONU, que reconoce el “Derecho al Retorno” de los “Refugiados Plestinos”, crea la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés, o ACNUR) en el año de 1948.

Por lo demás, no sería esperable que los palestinos estuviesen conformes y permitieran tal despojo de manera pasiva, racional y silenciosa. ¡No!

Tampoco sería admisible para la monarquía jordana y los gobiernos sirio y libanés, la aceptación pasiva de tales consecuencias y asumieran la responsabilidad de resolver el problema que se les vino encima.
Consecuentemente tales naciones árabes, además de la no aceptación por parte de la Liga Árabe del “Plan de Partición de Palestina”, se encargaron de apoyar a las organizaciones guerrilleras palestinas que desde ya luchaban por la recuperación del territorio.

Para el mes de mayo del año de 1964, bajo el auspicio de la Liga Árabe, el Consejo Nacional Palestino, y apoyada decididamente por Gamal Abdel Nasser, Presidente de Egipto, crea la Organización para la Liberación de Palestina (OLP); diez años después, en 1974, la ONU reconoce en ésta la legítima representante del pueblo palestino, otorgándole un espacio como observador y abriendo un lugar para que Yasser Arafat expresara un mensaje.

En el año de 1967, el Estado de Israel organiza y promueve otra guerra de ocupación de territorios en Jordania, Líbano, Siria y Egipto con el propósito de alejar a los grupos de palestinos del territorio de Israel. En seis días (por eso se le conoce como la “Guerra de los seis días”) arrasó con los cuatro ejércitos árabes y se anexó otros espacios dentro de lo que era, según el “Plan de Partición”, parte correspondiente de Palestina, además de territorios pertenecientes a Siria, Jordania y Egipto (tales como las márgenes del Río Jordán, el Golán Sirio y La Franja de Gaza y la Península del Sinaí egipcio).

Este suceso agravó el asunto de los “Refugiados” y puso de manifiesto nuevos dilemas para el estado explosivo que aún pervive en la región y que, de no resolver “La Cuestión Palestina”, no se verá posibilidad alguna de vivir en paz.

Asimismo, se planteaba un nuevo asunto: ¿Quién debe representar al Pueblo Palestino y defender sus intereseses?

Hata ese momento, 1967, en cualquier reunión de carácter internacional o era el Gobierno egipcio o jordano, o una delegación jordano-palestina que no tenía autonomía con respecto a tales gobiernos, y que no tenían el reconocimiento pleno de los diferentes grupos de palestinos ni de los “Refugiados”.

Una vez planteada esta cuestión, y habiendo realizado un balance de la “Guerra de los Seis Días”, Yasser Arafat fue nombrado Presidente de la OLP, a la vez que era el Comandante de Al Fatah, grupo que asumió la mayoría de los cargos de la Organización y, entre otras consecuencias, tanto internamente con los grupos de palestinos combatientes, como con los “Refugiados”, tuvo reconocimiento absoluto; pero además en el ámbito intermacional, la Representación Indiscutible del Pueblo Palestino y sus demandas fue conquistada por la OLP, bajo la conducción del propio Arafat.

De este modo, la cuestión relativa a la Representación Legal, Legítima e Indiscutible de los palestinos, de Palestina y su causa queda resuelta. Sin embargo, en absolutamente todas las negociaciones con el Estado Sionista de Israel, este último, nunca ha reconocido ni admitido la participación de la OLP, primero, ni ahora de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), cuyo primer Presidente fue también Yasser Arafat.

Habiendo sido expulsada después de la “Guerra de los Seis Días” la OLP y los grupos de combatientes palestinos, se reacomodaron en Jordania y Líbano.

La década de 1970 a 1980 se caracterizó por una serie de ataques y atentados contra intereses israelíes en cualquier parte del mundo y los trágicos sucesos de “Septiembre Negro”.

“Septiembre Negro” fue una organización palestina fundada en el año de 1970 y tuvo relaciones estrechas con diversos grupos dentro de la OLP, particularmente con Al Fatah; se le atribuyen la ejecución del Primer Ministro de Jordania, Wasfi el-Tell, el día 28 de noviembre de 1971, así como el secuestro y ejecución de once atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Munich, en el año de 1972.

Las guerras promovidas por Israel, además de buscar anexiones dentro de Palestina, trataron siempre de provocar a los gobiernos árabes para que impidieran a los palestinos organizarse y luchar; fue así que el día seis de septiembre de 1970, el Rey Husein I de Jordania impuso la Ley Marcial para contener a los palestinos que le cuestionaban su postura ante Israel. En ese periodo miles de palestinos fueron asesinados o expulsados de Jordania. De allí que surgiera el nombre de esta organización, así como sus acciones.

Al ser expulsados de Jordania los grupos de palestinos se asentaron únicamente en Líbano, desde donde prosiguieron sus ataques a Israel.

Hacia el año de 1983, nuevamente, Israel impulsa otra Guerra, ahora con Líbano, para expulsar a la OLP. Como resultado de esta acción bélica la OLP se traslada a Túnez y es en este evento que se perpetran las Masacres de Sabra y Chatila, de las cuales el Estado Sionista de Israel se deslindó y responsabilizó a las fuerzas libanesas de ultraderecha, aliadas suyas.

Una vez que en los territorios de Gaza y Cisjordania se “admite” la existencia de espacios para los palestinos, administrados por la Autoridad Naciona Palestina, pero controlados militarmente por Israel, nuevamente, en los años de 1987 y 2000 una nueva modalida de lucha y de protesta se expresa entre los palestinos.

Corría el año de 1987 cuando un grupo de trabajadores palestinos fue asesinado por un camión militar israelí, lo que trataron de mostrar como un simple accidente se sumó al hartazgo palestino, en especial de los jóvenes, ante los abusos derivados de la ocupación israelí. Fue entonces que se dio el momento más conmovedor y emblemático de la resistencia palestina: la intifada.

Miles de jóvenes palestinos salieron a la calle a enfrentar con rocas, hondas y palos a las tropas de ocupación. Israel actuó en toda desproporción, enviando tanques y militares armados para enfrentar tales actos de protesta. La consecuencia más clara de una “Guerra” que no lo era fue: 3,162 palestinos muertos y 127 soldados israelíes.

La Segunda Intifada comienza el mes de septiembre del año 2000 como una respuesta a la provocación de Ariel Sharon a la zona árabe de Jerusalén. Grupos de palestinos respondieron arrojamdo piedras a las fuerzas militares israelíes, la represión causó siete muerteos palestinos.

Desde ese año, hasta 2005, no cesaron los enfrentamientos. Esta Intifada dejó más de 5,000 muertos palestinos y poco más de mil israelíes.

Esta modalidad conocida como las Intifadas, formas de lucha y resistencia que muestran fehacientemente que las raíces del problema o la “Cuestión Palestina” no han sido consideradas en la búsqueda, hasta ahora sin término, de soluciones duraderas y radicales en la región.

Como podemos admitir, mientras no se resuelva el asunto de los “Refugiados Palestinos”, el derecho al retorno, la representación legítima del pueblo palestino y sus demandas, la autodeterminación en los territorios ocupados por Israel, la existencia de un Estado Palestino con todos sus Derechos, el retorno de Israel a los espacios originales del Plan de la ONU, el cese a la violación de los Derechos Humanos de los palestinos, el cese al impulso de nuevos territorios colonizados, etcétera, no hay perpectivas de solución definitiva al problema.

Estas son las demandas que siempre se han planteado y, ahora con las Intifadas, queda claro lo que desde el surgimiento del Estado de Israel era evidente: que el obstáculo principal para una paz duradera en la región se encuentra en el Estado Sionista de Israel y el apoyo incondicional de los Estados Unidos.