Confeccionando la educación: desescolarizar no es igual a “educación a distancia”         

Dulce Valdepeña

Elvira tiene tres hijos, una de 15 años que obtuvo certificado de preparatoria y está por iniciar la licenciatura de corno francés en Alemania, una de 12 años de edad que terminó la primaria y el de nueve quien “vive la vida feliz”. A dos años de acudir a la escuela la mayor comenzó un proceso de desescolarización que siguió con el resto de la familia y no han ido a la escuela.

Así define el proceso de una década de educación fuera del sistema tradicional que tomó después de trabajar 20 años como economista y al llegar a Morelos para vivir en una zona de campo, cerca de la sierra de Montenegro donde la escuela más cercana no tenía espacio y una escuela privada representaba mucho tiempo de traslado.

“Puede ser tan barato o tan caro como tú lo decidas. Tiempo, querer estar con los niños y pasión por aprender” es la respuesta a las preguntas básicas de quienes cuestionan los recursos necesarios para asumir esta alternativa: confeccionar a la medida de los hijos su propio modelo educativo.

EL sistema desescolarizado a nivel mundial toma cada vez más fuerza, se difunden las redes de familias para compartir experiencias. En México, a partir de los 10 años de edad se puede participar en el programa Conevyt  del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) en 12 módulos y por cada módulo, un examen; otro tanto para secundaria y en ambos casos se pueden presentar exámenes diagnóstico.

En el país, sólo tienen validez el certificado de sexto de primaria y el de tercero de secundaria que se ve como ventaja. Entre uno y otro, los tiempos pueden ser tan aprovechados como se deseé; hay familias que no gastan ya que el INEA, los libros de la SEP y los recursos de internet son gratis.

No hay guías, no hay evaluaciones, no hay ciclos, no hay currículums, no hay tiempos. Los tipos de escuela en casa es el desescolarizado “la más padre y la más difícil, los niños hacen lo que se les da la gana, con tu guía y tú te vuelves facilitador, sorprendentemente es la mejor”; el “flexischooling”, donde los niños prácticamente hacen lo que quieren pero en algunos temas es el adulto quien decide qué van a aprender y se selecciona un currículum con los temas que se imponen por lo general como idiomas y matemáticas; la Escuela en casa donde se prepara, compra o descarga un programa y cada día hay avances y seguimiento, el niño aprende lo que el adulto selecciona.

La escuela en casa es legal, lo que está prohibido es que estén solos. ¿Cuándo se termina la educación en casa? Cuando el joven decide que es necesario adquirir los conocimientos de manera presencial en alguna institución. En el caso de la mayor de sus hijas, tomó la decisión de estudiar la licenciatura en corno francés en Alemania donde se encuentra el mejor nivel de músicos de este instrumento.

 

Frenar la “vacuna contra el aprendizaje”

De entre las corrientes más sólidas, las alternativas de la educación se centra en la desintoxicación escolar, es decir, eliminar vicios del sistema tradicional, burocracia, acoso escolar o algún otro tipo de violencia, o bien, al  observar que la emoción por el aprendizaje y la capacidad de asombro en los niños disminuye en las aulas.

En su discurso crítico, Iván Illich es un exponente con el libro “La Sociedad Desescolarizada”(1978)  así como Paul Goodman en Compulsory miseducation en la década de los sesentas. Liberar y fortalecer la iniciativa, multiplicar las formas de educación apropiadas a cada talento, condiciones y motivaciones personales, aprender a ser responsable es parte de las afirmaciones.

“Permitirles explorar diferentes opciones, platicar con ellos, pasar tiempo con ellos, llevarlos a eventos públicos relacionados con lo que les gusta” aconsejó Elvira Diez para saber observar y desarrollar los potenciales de la primera de sus hijos que llegó a la licenciatura sin pasar por alguna escuela y que, admite, marca una pauta para los de menor edad.

Con la suspensión de actividades en las instituciones educativas desde el mes de marzo a causa de la emergencia sanitaria por Covid, en México, la “escuela en casa” ha sido un tema cotidiano y es la forma en que el ciclo escolar termina. Pero como Elvira, la educación en el hogar es una opción desde hace varios años atrás y de manera voluntaria que bien vale diferenciar como un traje a la medida.