El tema indígena se sigue usando para intereses políticos

Ven contradicción en reformas para pueblos indígena

Pueblos indígenas ven que el sector se sigue usando para intereses de congreso y de partido

Dulce Valdepeña

Con la fórmula que el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC), elaboró para asignar representación en municipios indígenas de Morelos así como en las reformas que el congreso del estado aprobó para asignar un diputado indígena, pobladores ven contradicciones y en consejos no se descarta declararse en rebeldía al observar contradicción en el acceso a sus derechos.

“IMPEPEC inventa una fórmula en el que municipios indígenas elijan por partido a presidente, síndico y primer regidor y el resto por usos y costumbres. Pero con ello sólo doran la píldora, nos cuentan que se respetan los usos y costumbres pero eso ya se hace en muchos lugares, no es nuevo en el sistema de partidos políticos”, señaló Guillermo Hernández Chapa, de la Coordinadora de Grupos Culturales, Indígenas y Populares en el estado de Morelos (CGCIP).

Explicó que con ello los partidos dicen reconocer el derecho pero es a nivel individual ya que cuando un partido integra a un indígena – “o quien se diga indígena”, no lo hace en términos de colectividad, sino del partido y en caso de que continúen los cambios de partido como actualmente se observa en el congreso, no habrá ni al menos fidelidad con el partido que lo llevó al poder sino al que responda al interés individual del diputado en cuestión.

En el municipio indígena de Hueyapan, asambleas de barrios analizan el tema y no descartan entrar en rebeldía con el IMPEPAC al no reconocer avance de representación en esta fórmula observando que hay violación a los derechos en la medida de que se hace un acuerdo sin mediar la consulta como lo mandata el convenio internacional 169 y otros ordenamientos sobre el derecho colectivo.

“IMPEPAC primero planteó que si se iban a consultar considerando la determinante lingüística, es decir, sólo los de habla náhuatl serían consultados lo cual es también violatorio, en 1990 cuando se reconocía el convenio internacional se discutía que solo los indios hablan el náhuatl cuando hay otros elementos para el reconocimiento de la identidad”, agregó.

Sostuvo que la contradicción radica en que mientras que el Congreso del Estado reconocen la existencia de más de 160 comunidades indígenas, en un mapeo se extrae el total de la población en un número de al menos 300 mil habitantes; considerando el número de habitantes que se requieren en la representación de un distrito indígena significa que al menos tendría que asignarse a dos diputados indígenas con tendencia a aumentar uno más en caso de que aumente también el número de legisladores.