Instala IP primera planta de valorización de alta capacidad en Cuautla

El relleno Sanitario La Perseverancia contará con la primer planta de valorización con capacidad para 600 toneladas diarias, confirmó el gerente general Crisóforo Arroyo Vargas.

Se trata de una iniciativa privada que permitirá con los procesos de separación incrementar la separación de productos reutilizables como plástico, cartones, PET y demás material.

Con ello se logrará sepultar menos residuos y dar mayor vida a las celdas del relleno sanitario, es única en su tipo en el centro del país.

La Operadora de Ferrocarriles y Manejo de Rellenos Sanitarios es una empresa reconocida por el aprovechamiento de biogás para la producción de energía eléctrica en la gestión integral de residuos.

En este contexto, con la planta de separación se formalizará el empleo de 50 recolectores de basura con prestaciones de ley y estará en condiciones de contratar a 100 personas más.

En entrevista, Arroyo Vargas informó que el personal especializado viajará desde Eslovenia una vez que se permita el transporte aéreo desde aquél país por la emergencia sanitaria, en dos meses se podrá armar la planta para su funcionamiento total.

En tanto, afirmó que ya hay empresas interesadas en adquirir material que se valorizará con esta planta instalada en una nave especial en el relleno sanitario.

La Perseverancia es también punta de lanza en la generación de energía a partir del metano que expiden las celdas clausuradas a través de válvulas de extracción.

A la fecha, el relleno sanitario a través del sistema de aprovechamiento del biogás en la generación de energía ha acumulado 34, 630 bonos de carbono y en los próximos días se espera la primera comercialización a una empresa de Estados Unidos. La Perseverancia cuenta con cinco auditorías aprobadas a través de la Reserva de Cambio Climático de Estados Unidos.

Por la compra de un Bono de Carbono se evita la emisión a la atmósfera de una tonelada de dióxido de carbono (CO2). Para tener una idea de esa cantidad, en México las emisiones de dióxido de carbono de una persona, son en promedio de 7 toneladas de CO2 anuales (de acuerdo al Inventario de Emisiones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático). Una tonelada de CO2, también representa en promedio, las emisiones de CO2 de un vehículo compacto por cada 5000 km recorridos.

Los bonos de carbono son adquiridos por empresas, organizaciones o individuos, que desean recibir certificados en los que se avala su contribución directa a la mitigación del cambio climático y al mismo tiempo, buscan comunicar entre sus grupos de interés sobre las acciones que se están tomando para compensar sus emisiones anuales de gases de efecto invernadero.