Morena, una posible salida

 

(24.08.2020)

Jorge Juárez Morales

 

Yo soy casi neófito en derecho electoral, pero aquí va mi reflexión breve, con el ánimo de contribuir a encontrar una salida:

  1. En el sistema democrático establecido en México los partidos políticos son esenciales para constituir el poder.
  2. El Tribunal y todo el sistema actúan para preservar los partidos y la vigencia del sistema. De ahí la aberración de multar a México Libre en lugar de, simplemente, cancelar el proceso de obtención de registro.
  3. Morena heredó los vicios del PRD e hizo crisis en la cúpula, mientras que las bases, que en una gran mayoría carecen(mos) de formación política adecuada para desarrollar procesos autogestivos de organización, permanecieron a la espera de “indicaciones” para accionar.
  4. Ante la crisis de la cúpula partidista, acompañada de la crisis e incapacidad de las cúpulas estatales, los órganos de dirección y las instancias jurisdiccionales fueron incapaces de encauzar la insurgencia cívica que se manifestó en el 2018 y se entramparon en un laberinto jurídico que llevó al tribunal las diferencias internas. Esta crisis es de tal magnitud que se han llegado a señalar casos de desvío de recursos-corrupción, que es justamente la bandera principal del movimiento: la anticorrupción.
  5. La intervención del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal no va a solucionar una crisis sistémica de Morena, al contrario, la puede profundizar.
  6. La crisis de Morena afecta no solo a sus militantes y simpatizantes, sino a todo el pueblo de México.
  7. La crisis está en las cúpulas. Es ahí donde cohabitan figuras que vienen de muchas vertientes, pero muy pocas personas han surgido desde los movimientos sociales. Acaso quienes vienen “de abajo” ahora están en el gobierno, por tanto, están limitados para la vida partidista. A la crisis cupular se suma la “natural” desconfianza de la gente en los políticos y sus partidos. La crisis en las cúpulas afecta a las bases e impacta a todo el país.
  8. Las “bases” son mayoría y están menos confrontadas que las cúpulas. Además, hay un factor de unidad muy importante: AMLO. Mientras que “arriba” cuestionan y traicionan a AMLO, claro, lo hacen “a las calladas”, “abajo” es casi imposible escuchar una crítica a AMLO y su gobierno. El problema es que en las bases no hay una estrategia sólidamente diseñada para construir a Morena y defender a AMLO.
  9. No hay estrategia pero hay corazón y experiencia. Prueba de ello es la reunión de ayer en Jiutepec. Justo creo que ese es el camino: la asamblea. Sí, la asamblea que delibera y acuerda. La Asamblea que mandata, vigila y controla. La Asamblea que revoca el mandato.
  10. La asamblea y la coordinación en los territorios, nuestros territorios –no los territorios electorales que definen las instituciones– es la única posibilidad para superar la crisis. Claro, a la asamblea hay que sumar el sustento legal, lo que requiere estudio y preparación, elementos que están en los más avezados compañeros de los círculos de estudio promovidos por el Instituto Nacional de Formación Política.