Sin control, cárnicos foráneos

Para el presidente de la asociación estatal de ganaderos, Gilberto de León Carvajal, no existe
control sanitario en los canales que llegan a Morelos desde otros estados y además, con el
cierre de rastros municipales al detectar consumo de carne contaminada con clembuterol, la
matanza se realiza en rastros particulares que desatienden medidas de prevención a
enfermedades para la población.
“El manejo del clembuterol no está en manos de los productores sino de los engordadores. El
productor cría pero tenemos el prestador de servicio ganadero que es el engordador, es ahí
donde está el problema. Después de ahí la responsabilidad es Cofepris que nunca ha hecho
nada y es responsable de regular y atacar ese problema”, comentó en entrevista.
Semanas atrás la Secretaría de Salud en el Gobierno del Estado confirmó varios casos de
personas con síntomas por consumo de clembuterol que obligó a rastros municipales a
suspender servicios desplazando la matanza a rastros particulares no regulados de manera
oficial.
Al respecto, el dirigente ganadero observó que el sacrificio de los animales en mataderos
particulares no hay control sanitario, se hacen al aire libre donde el estiércol y la sangre del
animal se mezclan aumentando riesgos de generación de enfermedades en las personas.
“Es responsabilidad de los alcaldes municipales; el estado y los municipios para tratar de
regular ese tipo de sacrificio. El municipal de Cuautla está cerrado y sólo opera un particular,
otro en Coahuixtla, se cerraron supuestamente por el problema de clembuterol”, señaló.
Sostuvo que además existen problemas graves en los mercados al vender canales que vienen
del Estado de México al cuestionar el control sanitario y su regulación. Afirmó que la carne que
se consume en Cuautla y en la entidad no tiene control al desconocer cómo viene y de dónde
proviene.
“Vemos que todas las carnes no son de Morelos, así como llegan así los venden, no hay
seguridad y es el resultado de lo que no se hace. Es un tema que le corresponde a Cofepris, a
la Secretaría de Salud pero no vemos que levante la mano y diga, vamos a hacer algo”,
concluyó.