Medio siglo de fotografía frenada por COVID

Reyes Martínez Huerta, 50 años como fotógrafo

CUAUTLA.- Con 50 años como fotógrafo, Reyes Martínez Huerta ha sido testigo de la evolución de la
fotografía. Como fotógrafo oficial de eventos de convenciones en el IMSS Oaxtepec, hoy
atiende una cocina económica a causa de cierres del servicio turístico por COVID19.

Desde 1970 su actividad fue atender los grandes grupos que llegaban al centro turístico
internacional donde tuvo oportunidad de retratar a muchas personalidades políticas como el
presidente de la república, Luis Echeverría Álvarez quien frecuentaba el lugar en eventos
oficiales.

No sólo es partícipe del registro social sino también documentalista de sitios y hechos
históricos; inició con el periodista Eloy Alcaraz lo que hoy se conoce como Ruta Zapata con más
de 44 fotografías así como de la Ruta de los Conventos que hoy adquiere un significado
específico al verse afectada en su totalidad con el sismo del 2017.


La Ruta Zapata fue exhibida en el Palacio Municipal de Cuautla durante el periodo de Javier
Malpica Marines como “72 días de Cultura”, pero también en Cbtis 76, y otros municipios de la
región.


Centenares de fotografías fueron expuestas en varias ocasiones en movimientos culturales en
Cuautla que abrieron paso a exhibir el trabajo de los fotógrafos.

A invitación de Paz Matilde, decana promotora cultural en la ciudad formaron parte del
patronato de la Casa de la Cultura y la pareja formó parte de la gestión y registro de la
búsqueda y adquisición de un espacio propio para las artes en el municipio en beneficio de la
comunidad luego de que el gobernador Lauro Ortega decidió cerrar el espacio que se ubicaba
en el tren escénico.

Con su esposa Roberta, abrió un local de comida sobre la carretera Cuautla-Jonacatepec luego
de pasar cuarentena a causa del Covid, el centro turístico continuó cerrado por lo que se
vieron obligados a abrir una nueva fuente de ingresos.

“Este periodo es muy triste, para empezar, encerrados. Puse mi cocinita para salir un poco
porque nuestra fuente de trabajo está cerrada”, comenta. Desde el pasado mes de marzo el
centro de convenciones IMSS Oaxtepec se encuentra cerrado acatando medidas sanitarias
para prevenir el Covid19.

Pero, para Roberta, es oportunidad para continuar interactuando con la gente y hacer otra de
sus pasiones: la cocina.

“Con la fotografía en poco tiempo se lograba entregar el material con mi propio equipo en mi
propio negocio y es de las cosas que me han dado mucha satisfacción hasta ahorita. Espero
que pueda continuar mucho tiempo más y de aquí nace otra cosa que no sabíamos que es la
mesereada que es llevar un platillo que quiere el comensal. Estamos descubriendo un terreno

que es bonito, me da mucho gusto atender a las personas que necesitan estar bien y gracias a
mi esposa que lleva el sabor a las mesas”, comparte Reyes.

Con más de 20 años apoyando a Reyes en la fotografía, participó también en la plana asignada
para Paz Matilde en un diario local, aparecía “La Foto de Roberta” que reflejaba mujeres, sitios
históricos, personajes tanto para la sección Avances de la Cultura como para las mujeres
escritoras.

Registros de artículos históricos y otras etapas importantes para la historia cultural de Cuautla
como “Muros”, una galería para artistas que se abrió cuando fue cerrada la Casa de la Cultura
por impulso de Paz Matilde Osorio Revilla y Edgar Aguilar.

“Hoy, se ha perdido el interés en la fotografía”

En la década de los 70’s las fotografías aún se trabajaban en blanco y negro hasta los 80 que se
revolucionó la impresión a color.

Reyes aprendió los mecanismos de la impresión por lo que no dependió de laboratorios para
revelar las fotos. Adquirió su propio equipo para realizar las tomas panorámicas de buena
calidad.

“Como secretario general de fotógrafos en Cuautla por 15 años, me di cuenta del sistema de
cada uno en sus ramas de trabajo. En el camino había mucho interés por la fotografía tanto del
público como de nosotros. En la actualidad, las cámaras digitales, celulares pueden acumular
muchas fotos pero muchas se pueden perder. En aquel tiempo no, la fotografía dejó de
interesarle al público”, opinó.