A veces, aquello que nos cuentan, aquellas tragedias tan sonadas en los medios de comunicación suelen ser simplemente, lejanas e impersonales.

A veces, solo hace falta estar en el momento más inoportuno y el más equivocado.

A veces, simplemente sólo hace falta dedicarse a lo que yo me dedico.

Como un maestro me decía:

“Ser Criminalista es una profesión ingrata, ya que pocos la soportarían, pocos quieren dedicarse a vivir en las tragedias día a día como objeto de estudio”.

EL TESTIGO y SPC se unen para crear esta sección como una propuesta para visibilizar a los primeros respondientes a la escena de un crimen o un accidente, de quienes participan en operativos especiales, de todos aquellos que a pesar de su misión para la seguridad pública y en materia de justicia aún tienen la capacidad de asombro y pueden reflejarse en los ojos del otro.
Desde reflexiones humanistas, científicas y experiencias inexplicables podrás encontrar en EL TESTIGO con la garantía de que a través del anonimato las historias provienen de fuentes altamente confiables.